Cómo aliviar las molestias de la episiotomía

Curación de la episiotomía

Como sabemos, la episiotomía es una incisión quirúrgica que se realiza en la zona del perineo o periné, zona que se localiza en el piso de la pelvis y cuya finalidad es poder ampliar el canal blando para reducir el tiempo de parto. Con esta incisión se pretende evitar los desgarros musculares, una vez ha nacido el bebé se procede a suturar la incisión. Al margen de las controversias que existen sobre la necesidad de practicar o no la episiotomía, en el caso de que hayas sufrido esta intervención, será interesante que tengas en cuenta los consejos sobre cómo aliviar las molestias de la episiotomía.

Tras el nacimiento del bebé y la posterior sutura de la zona, es necesario tener en cuenta que la herida requiere cuidados especiales hasta que los puntos se hayan caído. Los puntos de sutura o puntos quirúrgicos suelen utilizarse en heridas para que éstas permanezcan cerradas y puedan cicatrizar correctamente. Los denominados puntos de sutura biodegradables son aquellos en los que se han utilizado materiales que se degradan y caen sin necesidad de una segunda intervención para retirarlos (esto ocurre en unas dos semanas), algo que no ocurre con los que no son biodegradables.

Durante el ingreso hospitalario tras el parto, son las enfermeras y el personal sanitario quienes se encargan de cuidar estos puntos, garantizando que la cicatrización se desarrolla correctamente. Una vez fuera del hospital, saber cómo aliviar las molestias de la episiotomía sin la ayuda del personal sanitario será recomendable. Los especialistas aconsejan realizar un lavado genital durante la hora del baño y además, unos tres aseos locales de la zona utilizando agua y jabón cuyo pH sea neutro, de este modo se evitarán posibles irritaciones en la zona durante la recuperación del parto.

Los expertos recomiendan además que el lavado siempre se practique desde la vagina hacia el ano, nunca en sentido contrario y la explicación es obvia, dado que los gérmenes y patógenos localizados en el ano pueden ser arrastrados hacia la vagina poniendo en riesgo la curación al aparecer una infección. Otro consejo interesante a tener en cuenta es el tipo de higiene, siempre debe ser superficial, no deben practicarse lavados internos para no dañar la flora microbiana que anida en el interior de la vagina, se trata de microorganismos que se encargan de acidificar la zona para que a otras bacterias y patógenos les resulte más complicado poder colonizar y provocar una infección.

Sin prescripción médica nunca se deberán tomar antibióticos, cicatrizantes, ni ningún tipo de sustancia antiséptica, se podría poner en peligro el buen desarrollo de la cicatrización de la incisión quirúrgica. Tras la higienización de la zona, es necesario secar bien y evitar la humedad, dado que es un factor que propicia la proliferación de gérmenes u hongos, por ello, el secado debe ser meticuloso y puede realizarse de dos maneras, o bien mediante una toalla suave de algodón con leves toques o como aconsejan los especialistas, utilizar un secador de mano a una temperatura medía para asegurar un secado perfecto.

Con una herida en plena curación y además en una zona tan sensible y delicada, hay que tener mucho cuidado con los esfuerzos, durante unos días deberás evitarlos y en el caso de sufrir estreñimiento, consultar al especialista para que te recomiende una solución más concreta, como por ejemplo una dieta específica que permita reducir el estreñimiento. Hay que decir que incluso con la cicatrización y a pesar de las molestias, se puede defecar con normalidad.

Sentarse también puede resultar molesto y por ello será necesario realizar esta acción de una manera específica, abrir un poco las piernas, flexionar las rodillas y bajar lentamente el cuerpo hacia el asiento manteniendo los glúteos hacia afuera, una buena opción es utilizar un flotador similar a los que se utilizan cuando se sufren hemorroides. Cuidar la zona es fundamental, por ello, durante el puerperio las compresas a utilizar deben ser de algodón, tanto por su capacidad de absorción como por la delicadeza que ofrecen.

Por último y como parte de los consejos sobre cómo aliviar las molestias de la episiotomía, recuerda que cuando tengas algún tipo de molestia localizada en uno de los puntos de sutura, es preferible acudir al especialista para que descarte cualquier posible complicación, como el inicio de una infección.

Foto | Claire At Work (Álbum)

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...