Causas comunes de muerte fetal

Muchas de las causas por las que un bebé puede nacer muerto son desconocidas, otras están asociadas a problemas poco frecuentes, y otras son las causas más comunes de muerte fetal, por ejemplo, los problemas placentarios, las afecciones crónicas de la madre, los defectos de nacimiento o crecimiento fetal deficiente.

Mortinatos, causas

Los expertos comentan que la muerte fetal es uno de los resultados obstétricos adversos más comunes, siendo una experiencia muy traumática para los padres, ya que necesitan entender qué ha ocurrido. Existen varias causas comunes de muerte fetal, otras son menos comunes y se relacionan con problemas como un embarazo prolongado o causas externas como, por ejemplo, un accidente de tráfico.

Dentro de las causas comunes encontramos los defectos de nacimiento o congénitos, éstos comprenden entre un 15% y un 20% de todas las muertes (el feto muerto cuando nace, pasa a llamarse mortinato), casi el 50% de los fetos tienen una anomalía cromosómica, el resto sufren defectos de nacimiento como consecuencia de otras causas genéticas, ambientales o epigenéticas.

Los problemas placentarios son responsables de entre el 10% y el 20% de los nacimientos de bebés muertos, siendo el desprendimiento de la placenta uno de los problemas más comunes, donde la placenta se separa de la pared uterina antes del parto derivando en una hemorragia severa que amenaza la vida de la madre y del futuro bebé. Los accidentes del cordón umbilical son otro de los problemas que pueden provocar la muerte del feto y acapara un 15% de los casos, una colocación anormal del cordón en la placenta, un nudo o una vuelta de cordón umbilical al cuello, provocan la privación de oxígeno al feto pudiendo causar su muerte.

Un crecimiento fetal deficiente es una causa de muerte fetal que afecta hasta un 20% de los bebés nacidos muertos, varias son las causas que pueden provocar que el feto no se desarrolle de forma correcta y en los plazos establecidos, el tabaco y el alcohol o sufrir preeclampsia pueden provocar una restricción del crecimiento del futuro bebé.

Las afecciones crónicas de la madre son responsables de un 10% (aproximadamente) de los bebés que nacen muertos, se puede citar como ejemplo la diabetes gestacional, una presión arterial elevada o una enfermedad renal. Estas enfermedades también pueden contribuir a un crecimiento fetal deficiente o al desprendimiento placentario antes indicado. Hay que decir que la ciencia médica ha evolucionado bastante y que las muertes de bebés por condiciones de salud de la madre disminuyen año tras año.

La última causa común de muerte fetal es una enfermedad infecciosa, una infección sufrida por la madre, por el futuro bebé o en la placenta, es responsable de entre un 15% y un 25% de los nacimientos de bebés muertos. Algunas infecciones incluso pueden no causar síntomas en las madres, por ejemplo, las que provocan virus como el parvovirus B19 o Quinta enfermedad, o diversas infecciones genitales y del tracto urinario. Si las infecciones se diagnostican a tiempo se pueden superar y evitar que afectan al bebé, de lo contrario, pueden causar complicaciones graves, como el nacimiento prematuro o la muerte fetal.

Hay que decir que en una gran mayoría de casos de muerte fetal las causas son desconocidas, incluso si se realizan pruebas múltiples a la madre y la autopsia al bebé muerto. Aunque hemos enumerado las causas más comunes conocidas, existen otras muchas desconocidas, de este tema y en especial cómo se aborda emocionalmente la muerte fetal, seguiremos hablando y profundizando próximamente.

Foto | Dagny Reykjalin

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...