Casi la mitad de las mujeres embarazabas aumentan demasiado de peso

Un estudio desarrollado en Estados Unidos muestra que la mayoría de las mujeres no controla el aumento de peso durante el embarazo, tan sólo un 30% aumentan el peso acorde a las recomendaciones de los especialistas médicos.

Peso durante la gestación

Según una investigación desarrollada por expertos del CDC (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades), casi la mitad de las mujeres embarazadas aumentan demasiado de peso, mucho más de lo que recomiendan los especialistas. Se apuntan varias razones, aunque la principal es que la mayoría de las futuras mamás creen que el embarazo es una etapa en la que el peso no importa y por tanto es una oportunidad para comer de todo y disfrutar de la comida.

Claro, que esta percepción está asociada a otra, la mayoría de estas mujeres creían que tras dar a luz volverían a recuperar el peso que tenían antes del embarazo con relativa facilidad. Para llegar a esta conclusión los expertos analizaron los datos de miles de mujeres de 28 Estados del país que habían dado a luz entre los años 2010 y 2011 a un sólo bebé en un parto a término.

Las mujeres fueron clasificadas según su IMC (Índice de Masa Corporal), este índice se consideró normal cuando se encontraba en el rango de entre 18’5 y 25, de entre 25 y 30 se consideró sobrepeso y cuando superaba el 30 se consideró obesidad, aunque también se incluyó otro valor, a partir de un IMC de 35 las mujeres se clasificaban como obesas en extremo. Según los datos obtenidos, el 20’9% de las mujeres ganaron poco peso y el 47’2% de las mujeres aumentaron excesivamente de peso, sólo un 32% aumentaron de peso dentro de los valores normales.

Si sumamos porcentajes se puede comprobar que el número de mujeres que se exceden en el aumento de peso es elevado. En Estados Unidos y según el Instituto de Medicina, se recomienda un incremento de peso durante el embarazo de entre 11’3 y 15’8 kilos cuando se tiene un peso normal, si el peso de la mujer está por debajo del IMC se recomienda un incremento de entre 12’7 y 18’1 kilos, con sobrepeso antes del embarazo la recomendación es engordar entre 6’8 y 11’3 kilos. Finalmente, si se sufre obesidad antes de concebir, se recomienda que las mujeres engorden entre 4’9 y 9 kilos como máximo.

Del estudio se desprenden otras conclusiones interesantes, por ejemplo, cuanto más peso tenían las mujeres antes del embarazo (sobrepeso u obesidad), se incrementaba hasta tres veces la posibilidad de aumentar de peso más de lo recomendado, en comparación con las mujeres que tenían un IMC normal. En cambio, las mujeres que sobrepasaban el IMC de 35 (las obesas extremas) tenían el doble de probabilidades de aumentar menos peso del recomendado. Otros factores que intervienen en el aumento de peso durante el embarazo han sido la raza, el nivel educativo, sufrir enfermedades como la diabetes, haber dejado de fumar, etc.

Los especialistas no saben a ciencia cierta por qué a las mujeres les costaba tanto mantener el incremento de peso recomendado, por lo que se barajan algunas teorías como no conocer que factores de riesgo puede provocar un aumento excesivo de peso, no conocer cuáles son las recomendaciones sobre una dieta sana y realizar ejercicio físico de forma regular. Sin embargo, cobra fuerza la creencia de que se puede perder el peso ganado relativamente rápido y que el embarazo es una etapa en la que se puede comer sin control.

El aumento excesivo de peso conlleva riesgos tanto para el futuro bebé como para la madre, se incrementa el riesgo de sufrir hipertensión, diabetes gestacional, preclamsia, partos prematuros, tener bebés con peso excesivo, etc. A esto hay que sumarle que un bebé con exceso de peso al nacer tiene mayor riesgo de sufrir sobrepeso y obesidad infantil. Los especialistas no hablan de realizar una dieta, simplemente hay que controlar el peso y modificar los niveles de consumo de alimentos según lo que se engorde, también recomiendan realizar ejercicio físico regularmente para mantener a raya el peso.

Los investigadores concluyen que las futuras mamás deberían confiar en los especialistas médicos e intentar seguir las pautas de incremento de peso recomendado, estar embarazada no significa que hay que comer por dos, esa creencia popular ha hecho bastante daño. Podéis conocer todos los detalles de la investigación a través de este artículo publicado en la revista médica Obstetrics & Gynecology.

Foto | Daquella Manera

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...