Cambios en el cabello durante el embarazo

pelo durante el embarazo

Durante el embarazo, tu piel y tu cabello sufren algunos cambios a causa de las hormonas de la placenta. Dependiendo de tu tipo de pelo, las alteraciones serán diferentes y deberás tener algunos cuidados adicionales para mantenerlo bello.

Consejos comunes a todos los tipos de pelo

Aunque cada tipo de pelo tiene algunos cuidados particulares, existen algunos consejos que deben seguir todas las mujeres. Los secadores eléctricos, planchas o rizadoras deben utilizarse sólo en ocasiones especiales y se debe aplicar cremas especiales antes y después de realizar el peinado para mantener la belleza del cabello y no dañarlo.

El calor excesivo daña tu cabello, por lo que no es bueno que lo expongas frecuentemente a estos aparatos. A la hora de peinarte, debes utilizar un cepillo de cerdas suaves para no lastimar el cuero cabelludo. Aquellas mujeres que tienen el cabello seco son más propensas a que se quiebre fácilmente, por lo que es útil usar cremas hidratantes que ayuden a desenredar el cabello.

Si tienes el pelo seco… ¡este es tu momento!

Si normalmente tu pelo era seco y quebradizo, notarás que en estos meses estará mucho más humedecido y voluminoso. Las hormonas placentarias aumentan la secreción de grasa del cuero cabelludo, dándole mejor aspecto y fortaleciéndolo. Gracias a estos cambios podrás disfrutar de un cabello fuerte y con brillo. Si sigues una buena alimentación durante el embarazo y no tienes carencias nutricionales, disminuirá la caída de tu cabello y podrás lucirlo más largo y sedoso.

Los cuidados para los cabellos normales

Si tu cabello es normal, notarás que se engrasa un poco más de lo habitual. Como se ensucia más rápidamente deberás lavarlo con mayor frecuencia. Para mantener su brillo natural y no dañarlo deberás usar un buen champú de uso frecuente con ph neutro. Si tienes dudas sobre cuál es el indicado, pregúntale a tu estilista.

Qué hacer con el pelo graso

Si tienes pelo graso, el embarazo te lo engrasará más. No son necesarios más cuidados de los que ya tienes habitualmente, pero seguramente deberás lavarlo con más frecuencia. El uso de tintes para el cabello ayuda a disminuir un poco la producción de grasa, por lo que, si tu médico lo aprueba, realizar un cambio de color o unos reflejos pueden ayudarte.

Deberás utilizar un champú especial para cabellos grasos de uso frecuente y realizar masajes capilares que aumenten la irrigación sanguínea en el cuero cabelludo. Los peinados adecuados serán los recogidos en coletas altas y sin demasiados adornos, ya que pueden desarmarse rápidamente cuando el cabello comienza a engrasarse.

Foto | Petro Feketa

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...