Cada año se producen millones de abortos peligrosos en todo el mundo

Hoy conocemos un informe desarrollado por la Organización Mundial de la Salud y el Instituto Guttmacher en el que se realiza una radiografía de la situación del aborto en el mundo. Los datos muestran que cada año se producen millones de abortos de máximo riesgo, especialmente en los países en vías de desarrollo. Esta situación se denuncia y se pide una mayor implicación de los gobiernos para lograr alcanzar el Objetivo de Desarrollo Sostenible en materia de salud sexual y reproductiva.

Cifras sobre el aborto

Según los datos de una investigación realizada por la OMS (Organización Mundial de la Salud) y el Instituto Guttmacher, organización sin ánimo de lucro que promueve la salud reproductiva, cada año se producen millones de abortos peligrosos en todo el mundo. Según las cifras, entre el año 2010 y 2014 se produjeron 25 millones de abortos de alto riesgo, lo que representa el 45% de los abortos que se practican cada año, la mayoría de estos abortos se realizaron en países en vías de desarrollo de América Latina, Asía y África.

Los expertos explican que el número de abortos peligrosos que se practican es significativo y delata que es necesario realizar un mayor esfuerzo (especialmente en los países en vías de desarrollo), a fin de poder garantizar que la población tenga un mejor acceso a los anticonceptivos y al aborto seguro. Cuando no se puede acceder a servicios efectivos se producen graves consecuencias para la salud de las mujeres, las niñas y sus familias, esto es algo inadmisible para los expertos responsables del informe.

En el estudio se ofrecen estimaciones sobre el número de abortos seguros y de riesgo que se practican, incluyéndose por primera vez subcategorías dentro de los abortos de riesgo, es decir, se ha realizado una escala con grados de peligrosidad. Con esta clasificación se facilita tener una mayor comprensión de las circunstancias por las que las mujeres que no pueden acceder a un aborto seguro practicado por expertos cualificados, terminan abortando en un ámbito peligroso.

Según los resultados, si un aborto se desarrolla conforme a las directrices y normas de la OMS, el riesgo de complicaciones graves o muerte se reduce hasta ser insignificante, todo lo contrario ocurre en los casos en los que los abortos no los ha realizado personal cualificado. Entre el año 2010 y 2014 un 55% de todos los abortos se realizaron en condiciones de seguridad, un 31% se desarrollaron en un contexto “menos seguro”, practicado por profesionales cualificados que utilizaron métodos poco seguros o desfasados, o por personas no cualificadas que utilizaron métodos considerados seguros.

El 14% restante de los casos de aborto se han considerado en el informe como “nada seguros”, estos han sido practicados por personas no cualificadas que han utilizado métodos peligrosos como, por ejemplo, la introducción de objetos extraños y el uso de abortivos a base de brebajes de hierbas. Las consecuencias son lesiones vaginales, cervicales y uterinas, hemorragias, infecciones y otros problemas que terminan en un desenlace fatal.

En la investigación se apunta que la legislación que rige en los países tiene mucho que ver en esta situación, de hecho, se apunta que las leyes restrictivas están asociadas a tasas elevadas de abortos peligrosos. Al respecto, merece la pena retomar la lectura de este post en el que hablábamos de la situación de la legislación del aborto en el mundo. El estudio identifica aquellos contextos responsables de propiciar que las mujeres recurran a un aborto peligroso, además de la legislación, se destaca el coste económico del servicio, su disponibilidad, la desigualdad de género, la actitud social de un pueblo ante el aborto, etc.

El estudio es una radiografía de la situación del aborto en el mundo y la desigualdad existente de su acceso entre los países desarrollados y los que se encuentran en desarrollo. Los responsables del estudio explican que la prestación de servicios de aborto legal y sin riesgos es primordial para lograr alcanzar el Objetivo de Desarrollo Sostenible en materia de salud sexual y reproductiva, queda mucho por hacer para evitar que se sigan practicando abortos de máximo riesgo, aunque la OMS proporciona información y orientaciones técnicas sobre la prevención de embarazos involuntarios, así como el aborto seguro y el tratamiento de las posibles complicaciones derivadas, si no existe mayor implicación por parte de los gobiernos y se proporcionan todos los medios necesarios, difícilmente se reducirá el número de abortos de alto riesgo que se realizan cada año. Podéis conocer todos los detalles del informe a través de la OMS y la revista científica The Lancet.

Foto | Yachee Chan

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...