Asma en el embarazo

Asma en el embarazo

Se entiende que las mujeres embarazadas no queramos tomar medicamentos para proteger a nuestro futuro hijo, pero por esa misma razón tenemos que encontrarnos en perfectas condiciones físicas y a la menor duda consultar con nuestro ginecólogo y hacer caso de sus instrucciones.

Es importantísimo cuidarnos el asma durante el embarazo no solo por la salud de la embarazada sino también por el bien del bebé. Si no se controlara, el asma puede ser una amenaza no solo para el bienestar de la madre sin también es una amenaza directa contra el desarrollo y la supervivencia del feto.

Como cualquier otra persona asmática, las mujeres embarazadas con asma deben evitar los factores desencadenantes como los alergénicos específicos (ácaros, caspa animal…) y los irritantes como el humo del tabaco.

Si una mujer asmática se queda embarazada lo primero que tiene que hacer es consultar con su médico para que le aconseje como llevar el asma, que medicamentos puede tomar y para que lleve un seguimiento garantizando que todo va perfectamente.

Algunas de las preguntas más frecuentes que se hacen las mujeres que padecen asma en el embarazo son si pueden tener un embarazo seguro, porque el asma no controlado puede afectar al feto, como pueden afectar los medicamentos para el asma al feto, que efecto tiene el embarazo en el asma…

Esta comprobado que si el asma en el embarazo está bien atendido, con una atención apropiada, no supone ningún riesgo ni para la madre ni para el bebé, pero si se ha descubierto que si el asma no está controlado puede que el niño tenga menos peso al nacer entre otros factores. El que la madre padezca una disminución de la cantidad de oxígeno hace que el feto reciba menos oxígeno también y eso puede afectarlo.

Los medicamentos más adecuados para controlar el asma durante el embarazo son los que se inhalan, el riesgo de que el niño sufra si no se toman es demasiado grande. Pero los medicamento que se administran vía oral como las pastillas deben evitarse a toda costa a menos que sea imprescindible tomarlos.

El embarazo puede afectar en el asma, empeorándolo (35% de casos), mejorándolo (28% de los casos), o no (33% de los casos). Si hay cambios suele empeorar a finales del segundo trimestre, principios del tercer trimestre del embarazo, aunque pueden notar mejoría durante las últimas 4 semanas de gestación. Y si se ha controlado adecuadamente durante el embarazo es muy raro que aparezca durante el parto.

Sobretodo, si tenéis alguna duda no lo dudéis, hablad con vuestro ginecólogo o con vuestra matrona y ellos os indicarán que es lo que tenéis que hacer o que debéis tomar.

Más información | AAAAI (Academia Americana de Alergia, Asma y Inmunología)
Foto: Yanik Chauvin

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...