Anorexia en embarazadas

Pregorexia

Son muchas las personas a las que les preocupa su peso, es precisamente una preocupación que se ve aumentada en la época estival. El peligro de ello es que en ocasiones lleva a algunas personas a sufrir un trastorno de la conducta alimentaria, como por ejemplo la anorexia, que se caracteriza por el miedo a aumentar de peso llevando a la persona que la padece a no ingerir alimentos. La anorexia provoca una distorsión de la propia imagen corporal, haciendo que la persona se vea gorda cuando realmente no lo está y lo soluciona disminuyendo las comidas. Cuando la anorexia se da en embarazadas recibe el nombre de pregorexia.

Las mujeres que padecen anorexia en el embarazo parece que no son conscientes de la necesidad de disfrutar de una alimentación equilibrada y variada con la finalidad de proporcionar todos los nutrientes necesarios para el desarrollo de su bebé. En la mayoría de casos, estas futuras madres, al ver que están engordando, siendo algo normal, empiezan a disminuir la ingesta de alimentos sin pensar que pueden estar dañando a su bebé.

Es probable que estos bebés tengan déficits de una serie de minerales y vitaminas que garantizan que el bebé no tenga anomalías congénitas. Recordamos la importancia de algunos de los nutrientes, el ácido fólico por ejemplo, interviene en el desarrollo de la multiplicación celular del feto y puede prevenir al bebé del nacimiento prematuro, además previene de serias enfermedades como la espina bífida o el labio leporino. El ácido fólico está ampliamente distribuido en los alimentos, y se conseja tomar unos 600 microgramos al día, aunque normalmente los especialistas recomiendan una sumplementación en el embarazo.

El calcio interviene en el desarrollo de los huesos y de los dientes, además de ayudar en el mantenimiento del sistema nervioso, circulatorio y muscular junto con la regulación de la frecuencia cardíaca. Se aconseja la ingesta de alrededor de 1.000 mg al día durante la gestación y se encuentra en abundancia en los lácteos, pescados como el salmón o la sardina y en vegetales de hoja oscura, como las espinacas.

Respecto al hierro, es aconsejable tomar alrededor de 27 mg al día durante el período de embarazo y abunda en la carne y algunos vegetales, aunque el hierro de la carne se asimila mejor que el de los vegetales, ya que se encuentra en estado ferroso y no férrico, no obstante, se puede mejorar la absorción del hierro de los vegetales tomando ácido cítrico. El hierro interviene en el transporte sanguíneo de oxígeno, además de participar en el funcionamiento adecuado del sistema inmunológico y nervioso.

El promedio de kilos que debe subir la embarazada oscila entre 10 y 15 kilos si se trata de una mujer de complexión normal, de 7 y 10 kilos si es obesa y alrededor de 15 kilos si es bastante delgada. Si la futura madre no toma una alimentación variada y equilibrada que proporcione los suficientes nutrientes para el desarrollo de su bebé y su gasto energético diario, puede poner en peligro su salud, ya que puede sufrir desnutrición, y la salud de su bebé, pudiendo causarle incluso la muerte o que nazca con un peso bajo, lo que le expondría a tener problemas de salud y complicaciones en su desarrollo.

Las futuras madres han de tomar conciencia sobre la importancia que tiene una buena alimentación para su bebé incluso antes de nacer, por lo que debe entender que el aumento de peso es una cosa totalmente normal y es necesaria por todos los motivos que hemos mencionado, principalmente para la salud de su futuro bebé.

Vía | Web del bebé
Foto | Albertphotograf

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...