Alimentos que es preferible evitar durante el embarazo

Durante el embarazo es necesario tener una dieta rica y variada, pero hay ciertos alimentos que es preferible evitar por el riesgo de contaminación bacteriana, por ejemplo, los huevos crudos o poco hechos, las carnes poco hechas o ahumadas, los embutidos, determinadas especies de pescado… aquí te contamos por qué.

Alimentos en el embarazo

Como hemos comentado en varias ocasiones, una alimentación sana y equilibrada es uno de los pilares sobre el que se sustenta el correcto desarrollo del embarazo. Los alimentos proporcionan los nutrientes necesarios para un correcto desarrollo del bebé y un buen estado de salud de la madre, pero es necesario seguir una serie de reglas y evitar ciertos alimentos que pueden provocar problemas de salud.

Existen varios alimentos que es preferible evitar durante el embarazo, por ejemplo, ciertos tipos de carne, como las que se han cocinado poco, son crudas o están marinadas, la razón es simple, si la futura mamá no está inmunizada contra la toxoplasmosis, enfermedad que causa el parásito Toxoplasma Gondii, los anticuerpos de este parásito facilitan que pueda traspasar la placenta y causar problemas cerebrales al futuro bebé.

Lo mismo ocurre con los embutidos, derivados cárnicos que no han sido tratados con calor y que se pueden considerar alimentos crudos. Salchichón, chorizo, jamón y otras variedades se asocian a la toxoplasmosis. Los productos de casquería como el hígado, no son recomendables por ser acumuladores de sustancias perjudiciales y por tener un exceso de vitamina A, algo que podría afectar de forma negativa al bebé. También es necesario evitar los alimentos ahumados, la razón es simple, el humo que se utiliza en la elaboración de estos alimentos contiene diferentes hidrocarburos aromáticos cuyos efectos son tóxicos, por ejemplo, el bezopireno. Estos componentes químicos pueden atravesar la placenta y provocar una intoxicación al feto.

Otro alimento que hay que dejar a un lado son los quesos no pasteurizados, la razón es que pueden ser portadores de la bacteria Listeria monocytogenes, microorganismo presente en alimentos crudos o poco cocinados causante de la listeriosis, enfermedad que puede infectar la placenta, el líquido amniótico y al feto, causando un aborto espontáneo o un bebé mortinato. Los patés también deben ser desechados ya que tienen el mismo riesgo de ser portadores de Listeria monocytogenes.

Los huevos crudos o poco hechos se deben descartar y la principal razón es el riesgo de sufrir salmonelosis, enfermedad causada por la enterobacteria salmonella, responsable de intoxicaciones alimentarias que también se puede encontrar en otros alimentos, como los productos cárnicos. Los huevos siempre se deben comer bien cuajados y cocinados, siendo el mejor modo de reducir el riesgo de contraer la enfermedad, ayuda a reducir la presencia de la bacteria comprar huevos certificados que cuenten con el registro sanitario correspondiente.

Las recetas en cuya lista de ingredientes aparezcan los huevos, como las salsas, los dulces o postres que se elaboran con huevos crudos, es necesario evitarlas por la misma razón, siempre es mejor prevenir que curar. Por ejemplo, una mayonesa casera está más rica que la industrial, pero durante el embarazo es más recomendable consumir esta última porque el huevo no está crudo, ha sido sometido a los tratamientos necesarios que evitan las bacterias que pueden causar enfermedades que podría, afectar al futuro bebé.

Hay alimentos que representan un riesgo si no se manipulan adecuadamente y se siguen determinadas reglas, por ejemplo, las verduras crudas se deben lavar a fondo, ya que pueden transmitir enfermedades como la parasitosis, la toxoplasmosis o la salmonella, entre otras. En Estados Unidos cada año se producen miles de casos de enfermedades contraídas por las verduras crudas, principalmente a través de la lechuga.

Con el pescado, el riesgo se encuentra en consumir especies grandes porque son las que más metilmercurio almacenan en su organismo, elemento que puede afectar negativamente al desarrollo cerebral del bebé. Los expertos recomiendan no dejar de consumir pescado por los beneficios que ofrece este alimento, pero eso sí, procurar consumir especies pequeñas y realizar un consumo medio de un par de veces por semana. Ya que hablamos de pescado, no hay que olvidar que no hay que consumir pescado crudo o fresco, siendo muy recomendable congelarlo a una temperatura inferior a -20 grados centígrados para evitar el riesgo de anisakis, parásito que puede afectar a la salud y que se elimina con este procedimiento.

Por último, una recomendación sobre las frutas y verduras, es preferible que sean ecológicas ya que no son tratadas con los pesticidas y otros productos químicos que se utilizan en la producción industrial. En el caso de consumir fruta de producción industrial, se recomienda pelarla, ya que en la piel se almacenan los químicos antes comentados, pero hay que apuntar que estudios recientes han demostrado que en algunas variedades de frutas, los pesticidas llegan a penetrar en la pulpa, por tanto, la mejor opción son las frutas ecológicas.

Quedan varios alimentos más que destacar, así que seguiremos abordando este tema próximamente.

Foto | Jamie Campbell

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...