Algunos efectos secundarios del embarazo que debes conocer

El embarazo es un momento de explosión dentro de la mujer en el que se sufren numerosos cambios, muchos de ellos producidos por el aumento de hormonas y por los cambios físicos. Te explicamos algunos.

efectos secundarios del embarazo

Quedarse embarazada, normalmente, es una noticia que suele alterar a la mujer ya que es un momento de cambios muy importantes tanto a nivel físico, como psicológico. Si el embarazo ha sido buscado, lo primero que sentirá la futura mamá es una alegría inmensa en el corazón. Pero luego, a medida que pasen los días y se haya hecho a la idea, le irán surgiendo una serie de dudas sobre su nuevo estado. Esto suele pasar en el primer embarazo, ya que a partir del segundo, todo vuelve a repetirse y la mamá ya es una experta premamá.

Me atrevería a decir, incluso, que se disfruta más del segundo embarazo que del primero, ya que en el segundo la mamá ya está preparada para todo lo que tiene que venir porque sabe lo que va a pasar y lo está esperando. Pero para todas aquellas futuras mamás que estén en su primer embarazo, hay algunas sutilezas del estado de gestación, que quizás no sepan o no le hayan contado. Cabe recordar, en primer lugar, que durante el embarazo el cuerpo de la mujer sufre una serie de cambios por efecto del aumento de las hormonas, no solo por el pequeñín que va creciendo dentro de ella.

También cabe decir que cada mujer es un mundo y lo que puede sucederle a una, no tiene porqué pasar a todas las mujeres embarazadas. No obstante, sí es cierto que hay situaciones en el embarazo que se dan en muchas mujeres y, por ello, las vamos a comentar aquí.

Aumento de los gases

Un síntoma muy peculiar del embarazo son los gases. Y, por supuesto, hay una hormona del embarazo detrás de todo esto. Se trata de la progesterona, una hormona que durante el embarazo está presente en niveles muy altos y esto hace que el tejido muscular se relaje. De esta forma, la digestión es más lenta y se producen los gases y la hinchazón de estómago. Lo mejor que se puede hacer es intentar localizar aquellos alimentos que producen este tipo de gases para disminuirlos durante la gestación y, por supuesto, comentárselo al especialista.

Ardores de estómago

Este es otro de los síntomas típicos del embarazo, que quizás no te hayan explicado. Es un efecto secundario un tanto molesto porque el ardor de estómago puede arruinar una tarde de digestión o no dejarte dormir por las noches. Si aparecen los ardores, debes acudir al especialista para buscar una solución. El ardor de estómago también aparece como consecuencia del aumento de las hormonas y de todos los cambios físicos que se producen en la mujer durante la gestación. Lo que explicábamos antes del aumento de la progesterona, también implica el aumento de la acidez a causa de la digestión lenta. Además, a medida que el bebé va creciendo en tu interior, va presionando más el estómago y esto hace que los ácidos del estómago suban por el esófago.

Pies y talones hinchados

Cuando el útero de la mujer aumenta de volumen, suele suceder que se hinchan los tobillos y los pies. Esto es porque durante el embarazo se acumula líquido en los tejidos y, además, por la presión en las venas pélvicas la sangre que regresa hacia el corazón desde los pies circula más despacio. Por todo ello el fluido de las venas se retiene en los tejidos de los tobillos y de los pies y da lugar a la hinchazón típica durante el embarazo. Esto suele suceder, normalmente, en el tercer trimestre del embarazo.

Sangrado de encías

Uno de esos efectos del embarazo que quizás no sepas es que hay mujeres embarazadas a las que le sangran las encías. Esto está provocado, entre otras cosas, por el aumento de las hormonas durante la gestación. Es lo que se conoce como ‘gengivitis del embarazo‘. Este síntoma suele desaparecer en el momento de dar a luz y se debe comentar al dentista para mantener el cuidado de la boca.

Manchas en la piel

Otro síntoma secundario del embarazo, y que se suele comentar muchas veces, son las famosas manchas en la piel. No conozco a  ninguna mujer que haya estado embarazada que no haya tenido alguna mancha derivada del embarazo. Pero también es cierto que suelen desaparecer en el momento en que se deja de estar embarazada. No obstante, si aparecen manchas hay que comentárselo al especialista. Si el embarazo nos cae en medio del verano es mejor protegerse del sol para evitar que salgan más manchas todavía.

Crecimiento del cabello

Este tema ya lo hemos hablado en otros artículos, por lo que no nos extenderemos demasiado, pero si vale la pena decir que cuando la mujer se queda embarazada, tanto la piel como el cabello lucen muy bonitos. En el caso del cabello, crece mucho y no se cae. La razón no es otra que la famosa hormona del embarazo, la progesterona, que evita que se atrofie el folículo piloso, por lo que el cabello no cae y crece más rápido. No obstante, no os hagáis demasiadas ilusiones, porque al finalizar el embarazo todo el cabello que no ha caído durante ese periodo cae en picado al bajar de nuevo los niveles de hormonas del embarazo y se produce el efecto contrario, se cae en el post parto.

La falta de aire o sensación de ahogo

La sensación de ahogo durante el embarazo suele producirse a medida que avanza la gestación. Esto es porque cuando el útero va creciendo y presiona el diafragma hace que la respiración de la mujer embarazada resulte muy fatigosa. A medida que se acerque el final del embarazo, o si estás embarazada de gemelos, sentirás una mayor sensación de ahogo.

Cambios de humor

Estos cambios de humor, que se darán casi seguro, se producen por varias razones. La primera, evidentemente, es por la presencia de las hormonas del embarazo. Estas hormonas producen cambios en el estado de ánimo que conducen a cambios de humor importantes y rápidos, pero no son los únicos que los provocan. La mujer embarazada sufre una serie de cambios físicos y psíquicos que la irán alterando durante la gestación y a los que se tendrá que ir acostumbrando. Suele suceder que durante el segundo trimestre sea cuando menos cambios de humor se producen, ya que el cuerpo se ha acostumbrado a la presencia de las hormonas, la mujer se ha adaptado al embarazo y se reducen algunos síntomas molestos. Pero ante la inminente llegada del bebé, suelen volver a aparecer.

Conclusión

Como ves, hay algunos síntomas que no siempre se le explican a la mujer embarazada, entre otras cosas para no preocuparla y para que cuando llegue cada tema, pueda ir enfrentándose a esos cambios que se producen en el organismo. No obstante, cabe recalcar que el embarazo, pese a ser un momento de tantos cambios físicos y psíquicos, es una de las etapas más bonitas en la vida de una mujer, sobre todo cuando se desea ser madre. El embarazo nos ayuda a encontrarnos a nosotras mismas, a entender lo que nos quiere decir nuestro cuerpo y a vivir con intensidad el crecimiento de esa pequeña criatura que se lleva dentro. Pasado el embarazo y pasados los primeros meses de vida del bebé, se suele recordar el embarazo con añoranza.

Vía | espanol.babycenter.com

Imagen | Daquella manera

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...