5 consecuencias de fumar en el embarazo

Descubre cuáles son las consecuencias de fumar en el embarazo para la salud del bebé y de la madre

5 consecuencias de fumar en el embarazo

Se calcula que el humo del tabaco contiene más de 4.000 sustancias nocivas para el ser humano. La que más afecta al bebé es el monóxido de carbono ya que provoca que el futuro recién nacido reciba menos sangre oxigenada en el saco uterino, lo que causa problemas en su desarrollo, tanto a nivel físico como mental. Es por ello que resulta tan importante dejar de fumar tan pronto como una mujer conoce que está embarazada.

¿Cuáles son las consecuencias de fumar en el embarazo?

Los expertos señalan que a pesar de los altos riesgos que ello implica, son muchas las mujeres que continúan fumando durante toda la gestación. Son cinco las consecuencias que pueden darse a raíz de este hábito.

  1. Aborto espontáneo: especialmente durante el primer trimestre de gestación, si la mujer embarazada continúa fumando, el riesgo de sufrir un aborto espontáneo es muy alto.
  2. Parto prematuro: esta es una de las consecuencias más frecuentes entre mujeres fumaduras. Existe una alta probabilidad de tener un parto prematuro, lo que implica un mayor riesgo de que el bebé sufra determinadas enfermedades.
  3. Enfermedades respiratorias: también pueden darse diversas enfermedades respiratorias, tanto en la infancia como en la vida adulta del bebé: diabetes, trastornos coronarios y sobrepeso.
  4. Complicaciones placentarias: fumar en el embarazo implica un mayor riesgo de sufrir diversas complicaciones placentarias, que ponen en riesgo la salud tanto del bebé como de la madre.
  5. Enfermedades cardiovasculares: y, por último, la probabilidad de sufrir diversas enfermedades cardiovasculares es notablemente mayor.

No hay ninguna duda de que dejar de fumar requiere de un gran esfuerzo, sobre todo para aquellas mujeres que llevan fumando mucho tiempo. En algunos casos optan por disminuir el consumo de cigarrillos al día, en vez de abandonar este hábito por completo. Es importante destacar que esta reducción no sirve de nada porque el futuro recién nacido continúa expuesto a los efectos tóxicos del tabaco.

Además, los expertos aseguran que en estos casos se produce lo que se conoce como efecto compensador, ya que los cigarrillos son fumados con mayor intensidad. Por lo tanto, lo ideal para cuidar la salud tanto del feto como de la madre es dejar de fumar por completo.

El proceso de abandono del tabaco en muchos casos origina síntomas propios del síndrome de abstinencia: dolores de cabeza, mareos, estreñimiento e insomnio. No son señales alarmantes, sino que indican que el cuerpo se está adaptando a la situación.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...