42ª semana del embarazo

Nacimiento del bebé

Abordamos finalmente la 42ª semana del embarazo, última semana de un embarazo que se considera embarazo prolongado. Recordemos que generalmente un embarazo a término tiene una duración de 40 semanas. Si el futuro bebé todavía no ha nacido, en esta semana se producirá el parto forzosamente, ya sea de forma natural, mediante inducción o mediante cesárea.

Como ya hemos dicho en anteriores semanas del embarazo, no se conocen las razones exactas por las que un embarazo es más prolongado que otro, pero sí se sabe que influyen diferentes aspectos como puede ser la falta de maduración de los pulmones, los riñones o el cerebro del feto, que la madre tenga un nivel hormonal muy bajo, que existan deficiencias placentarias, falta de maduración del cuello cervical, etc. Generalmente, si se alcanza la cuarenta y dos semana del embarazo, es normal que la futura madre pueda preocuparse, de hecho, en este tipo de embarazos se asocian a los partos más complicados como pueden ser los partos quirúrgicos.

Como ya indicamos en la 40ª semana del embarazo, los controles médicos son mucho más exhaustivos y la monitorización fetal se realiza cada tres días, los especialistas realizarán en la 41ª semana del embarazo y en esta semana, el denominado Índice de Bishop, un examen cuyo resultado vaticina el éxito de un parto natural inducido. En un embarazo prolongado el futuro bebé suele ser más grande y por ello, la posibilidad de que se produzcan complicaciones y posibles traumatismos tanto en la madre como en el bebé.

Otro problema que se aborda es el estado del feto, en un embarazo prolongado la placenta es menos funcional al haber envejecido, algo que puede afectar al aporte de oxígeno y nutrientes en el bebé, la cantidad de líquido amniótico puede verse reducido, de ahí que los especialistas realicen con más asiduidad la monitorización fetal.

La verdad es que se pueden destacar varias complicaciones, como puede ser la presencia de meconio en el líquido amniótico y que este sea ingerido por el bebé, o que su piel se tinte de un color amarillo verdoso debido al tiempo que ha estado en contacto con el meconio. También existen más probabilidades de que se produzca una compresión del cordón umbilical y se provoque el denominado sufrimiento fetal, en todo caso, si los especialistas detectan o auguran cualquier complicación, actuarán rápidamente a fin de garantizar la salud de la madre y del futuro bebé. En el caso de que se produzca un parto natural, en la 41ª semana de gestación explicábamos cómo se desarrollaría.

En la cuarentaidosava semana del embarazo los especialistas determinarán la madurez del cuello uterino, si está maduro inducirán el parto, en caso contrario trabajarán en la maduración e inducirán el parto. La cesárea es común en las futuras madres con embarazo prolongado por los motivos que antes hemos descrito, pero especialmente por la presencia de líquido amniótico meconial y la imposibilidad de realizar el parto inducido natural. Algunos estudios indican que el parto inducido con oxitocina y la nuliparidad (que no se haya tenido hijos nunca) incrementan el riesgo significativamente de que el parto sea mediante cesárea.

Recien nacido

En este caso no se trata de una cesárea sin motivo y sí puede ser necesaria realizar esta operación para salvaguardar la vida del feto y de la futura mamá. La cesárea es un parto por el que se realiza una incisión en el abdomen y posteriormente en el útero de la madre para extraer al bebé, existen diferentes tipos de cesárea, aunque la más habitual es la denominada cesárea de segmento inferior, el corte que realizan los especialistas se sitúa por encima del borde de la vejiga a fin de lograr una curación más efectiva y una menor pérdida de sangre. La cesárea es prácticamente obligada cuando el parto vaginal es inviable o puede derivar en serias complicaciones como las que antes hemos citado.

Pero volviendo al mecanismo de parto, si mediante la inducción se logra el parto natural, este se desarrollará de la siguiente manera: tras el descenso del feto por el canal de parto gracias a la acción de la gravedad, las potentes contracciones uterinas y el empuje que los músculos realizarán, la cabeza del futuro bebé se flexionará y su mentón se unirá a su pecho ante la primera resistencia ofrecida por el suelo pélvico, seguidamente se produce el encajamiento y el feto avanza y realiza una rotación de 90º hacia la izquierda para adaptarse a la situación de los músculos del piso pélvico. El avance del feto provoca un desplazamiento de los genitales externos de la madre. Ahora la cabeza del bebé esta justo debajo de la sínfisis púbica, debajo del Monte de Venus.

Es posible que los especialistas realicen una episiotomía, se trata de una incisión quirúrgica que se realiza en el periné y en los músculos vaginales con un bisturí, con el propósito de evitar desgarros musculares en el suelo pélvico. Hay que decir que la episiotomía está contraindicada por la Organización Mundial de la Salud si se realiza como medida preventiva. En el caso de un embarazo prolongado estaría justificada por el tamaño del feto.

Cuando la cabeza ha salido y mientras prosiguen las contracciones, se procede a realizar un giro de 45º y el feto retoma la posición inicial antes de que se realizara la rotación de 90º, esta rotación permite el paso de los hombros del feto a través del canal de parto. Ya sólo queda la fase de expulsión, tras la salida de los hombros, el resto del cuerpo sale rápidamente. Los especialistas proceden a realizar el corte del cordón umbilical, nexo de unión entre el bebé y la madre durante toda la gestación, se puede proceder de dos formas y todo dependerá del especialista que lo realice. La primera sería pinzar el cordón y seguidamente cortarlo, la segunda opción sería realizar el pinzamiento al cabo de unos minutos y cortar posteriormente. En esos momentos tu bebé se encuentra sobre tu piel y te invaden mil sentimientos que sólo una madre puede comprender. ¡Felicidades! acabas de ser madre.

A partir de ahora hay nuevas cuestiones que te inquietarán, al menos durante las dos primeras semanas de tener a tu bebé en tus brazos, de todo ello hablaremos en posteriores posts.

Foto 1 | Salimfadhley
Foto 2 | Lovecatz

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...