41ª semana del embarazo

Embarazo prolongado

Con la 41ª semana del embarazo has rebasado el tiempo que normalmente dura un embarazo y que se establece en unas 40 semanas desde el primer día tras la menstruación, o las 38 semanas de duración desde que se produjo la fecundación. De todos modos, aunque un embarazo a término tiene 40 semanas de duración, se considera rango normal el periodo de tiempo establecido entre la 38ª semana del embarazo y la 42ª semana del embarazo.

En la cuarenta y una semana del embarazo, el futuro bebé mide unos 52-53 centímetros y su peso se establece en 3.600 gramos, en esta semana la futura mamá se adentra en lo que se denomina embarazo prolongado. A partir de este momento se controlan con más detalle valores como el índice de líquido amniótico, es decir, la cantidad de líquido y la presencia de meconio, también se determina el tono fetal, el ritmo cardíaco del feto o las contracciones uterinas, entre otros datos, a través de la monitorización fetal.

Se baraja la posibilidad de la inducción al parto, pero para ello los especialistas deberán valora primero cuál es la madurez del cuello cervical y qué resultado ofrece el denominado índice de Bishop. El valor que ofrece este índice viene dado a través de la recopilación de datos como la presentación del feto y su preparación en el canal de parto, y las condiciones en las que se encuentra el cuello cervical. Dependiendo de la puntuación obtenida, se procedería a la inducción al parto.

En la cuarentaiunava semana del embarazo, si el cuello cervical está maduro es posible que se realice la inducción al parto, si no, posiblemente se espere una semana más. Pero como hemos dicho antes, el dato más importante y prioritario que siempre se tiene en cuenta antes de proceder de una u otra forma, es el bienestar fetal.

Un embarazo prolongado puede darse por varios motivos, un retraso en la maduración del cerebro, de los pulmones o de los riñones del futuro bebé, un nivel bajo de los estrógenos debido a deficiencias funcionales en la placenta y por tanto un retraso en la maduración del cuello cervical, la inhibición de determinadas estimulaciones químicas que precipitan el inicio del parto…, la verdad es que son varias las razones que pueden frenar el mecanismo de nacimiento.

Por el contrario, si se ha iniciado el mecanismo del parto, los pasos son los siguientes: primero se habrá producido el descenso del feto a través del canal de parto gracias a la acción de la gravedad, las potentes contracciones uterinas y el empuje que los músculos realizarán. La cabeza del feto se flexionará y su mentón entrará en contacto con su pecho cuando se encuentre con la primera resistencia en su camino localizada en el suelo pélvico. Posteriormente se produce el encajamiento, a medida que el feto avanza en su descenso, realizara una rotación de 90º hacia la izquierda adaptándose a la situación de los músculos del piso pélvico, situando su cara mirando hacia el recto de la futura madre.

El feto continúa avanzando atravesando el canal de parto hasta que desplaza los órganos genitales externos de la futura mamá, es decir, la vulva. En este momento la cabeza se sitúa por debajo de la sínfisis púbica (conexión entre las dos partes del pubis) , justamente debajo del Monte de Venus. Cuando la cabeza ha salido, se procede a realizar un giro de 45º retomando la posición inicial antes de que se realizara la rotación que hemos mencionado. Gracias a ello, el paso de los hombros del feto a través del canal de parto es mucho más factible. La última fase es la expulsión, fase rápida en la que tras la salida de los hombros, el resto del cuerpo sale con relativa comodidad y sin apenas esfuerzo. Durante todo este proceso, el apoyo de la pareja durante el parto juega un papel fundamental, el apoyo físico y emocional que proporciona contribuye al buen desarrollo del parto.

La pareja también es un soporte en el que encontrar la calma y no perder los nervios, su aliento y sus palabras dulces, hacen más soportable este momento. De todos modos queda todavía mucho por hablar, como el corte del cordón umbilical, la posibilidad de que se realice una cesárea, o el momento en el que madre e hijo están piel con piel, y así lo haremos en la 42ª semana del embarazo.

Foto | Clairity

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...