35ª semana del embarazo

Octavo mes del embarazo

Se inicia la 35ª semana del embarazo, el feto mide unos 46 centímetros y su peso alcanza casi los 2.400 gramos, su tamaño es considerable pero todavía quedan unas semanas más para que se termine de completar el desarrollo de todos sus órganos. En el octavo mes del embarazo, la cabeza del futuro bebé ha alcanzado su máximo tamaño, las neuronas y las conexiones neuronales que se han estado formando y desarrollando a lo largo de casi todo el embarazo, han alcanzado su máximo exponente.

Continúa almacenándose grasa bajo la piel y el vermix caseoso sigue engrosándose, otros órganos como el hígado, se ponen a punto para el esperado momento del parto. Recordemos que el hígado mantiene los niveles adecuados de nutrientes en sangre y debe estar a punto para cuando el bebé realice la primera toma de leche materna. En la treinta y cinco semana del embarazo la piel, el órgano más grande que tiene el ser humano, terminará su maduración y ya estará lista para realizar debidamente sus funciones.

Durante las últimas semanas del embarazo el feto ha estado adquiriendo lo que se denomina inmunidad temporal, un tipo de inmunidad que recibe del organismo de la madre y cuya función es temporal. El futuro bebé recibirá anticuerpos que lo protegerán de determinadas enfermedades infantiles, esta inmunidad se prolongará gracias a la lactancia materna. Recordemos que a través de la leche materna el bebé reforzará sus defensas y estará más protegido frente a determinadas infecciones hasta que su sistema inmunológico se desarrolle y hasta que reciba las primeras vacunas.

La maduración pulmonar prácticamente ha concluido, el surfactante ya ha cubierto los alvéolos pulmonares y el futuro bebé estará preparado para realizar su primera respiración. Los movimientos que emulaban la respiración iniciados en la 27ª semana del embarazo y en los que intervenían los pulmones, el tórax y los músculos, prosiguen, pero tras varias semanas de entrenamiento, se han especializado y ahora son más rítmicos.

En la treintaicincoava semana del embarazo la futura mamá nota mucha más presión en la pelvis, algo lógico teniendo en cuenta que el feto ya ha comenzado a prepararse para el momento del parto y se introduce en el canal del parto situado entre los huesos pélvicos. El canal de parto está formado por la pelvis ósea (los huesos ilíacos, el coxis y el sacro) y la pelvis blanda o piso pelviano. Recuerda que algunos ejercicios físicos contribuyen a activar y fortalecer los músculos que intervienen en el canal de parto, la esferodinamia, sayuntis, danza del vientre, etc., son algunos de los ejercicios contemplados en la preparación al parto.

La introducción en el canal de parto puede provocar alguna molestia en la vagina y calambres al caminar. El útero ha crecido mucho y su presión en las costillas inferiores es evidente, la dificultad de la respiración, la fatiga, la torpeza al andar, son aspectos más pronunciados que seguirán acompañándote hasta el momento del nacimiento del bebé. La presión provoca dificultades en la circulación y posiblemente notes inflamación en los genitales, del mismo modo el riesgo de varices es mucho más significativo.

Evidentemente crece el deseo de que llegue el día del nacimiento, el momento de conocer a tu hijo y librarse de las molestias que te han acompañado durante los últimos meses del embarazo esta próximo, quedan entre cinco y siete semanas para ello.

Foto | Chronic-shock

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...