31ª semana del embarazo

Último trimestre del embarazo

En la 31ª semana del embarazo el feto pesa ya alrededor de 1.500 gramos y su talla se establece en 41 centímetros, el tamaño empieza a ser un problema, el feto ya no puede moverse con la soltura que lo hacía, cada vez se siente más aprisionado. En esta semana continúa el desarrollo pulmonar que culminará en la 37ª semana del embarazo, esta fecha variará dependiendo del organismo de cada futuro bebé.

En la 22ª semana del embarazo se iniciaba el descenso de los testículos desde la zona abdominal hacia los sacos escrotales, lugar donde deberían alojarse, en la treintaiuna semana del embarazo, en algunos fetos este proceso ya se ha completado y se pueden apreciar dos pequeñas bolas redondas de color blanco dentro de los sacos escrotales. Si esto no ha ocurrido todavía, los testículos no tardarán mucho en culminar su viaje. En el caso de que el futuro bebé sea una niña, su sistema reproductor estará prácticamente completado, labios menores y mayores cubrirán prácticamente todo el clítoris.

El feto continúa acumulando grasa bajo la piel, es un proceso importante que una vez concluido, tras el parto, permitirá regular y mantener la temperatura del organismo. La grasa además permite que la piel anteriormente arrugada se muestre tersa y suave, como si se hubiera rellenado un balón. En la treintaiuna semana del embarazo muchos fetos se sitúan con la cabeza hacia abajo, algo lógico teniendo en cuenta la proximidad del parto, de ahí que a partir de esta semana los movimientos fetales y especialmente las patadas se localicen en la parte alta del abdomen.

Aumenta la ingesta de líquido amniótico y es habitual que como mínimo el feto elimine medio litro de orina al día en el líquido amniótico, esto denota la formación y el buen funcionamiento de los riñones. La futura mamá sufre con mayor evidencia las molestias asociadas a las últimas semanas del embarazo, cada semana será más pesada, estreñimiento, fatiga y cansancio, dolor de espalda, etc. Un problema del que hasta el momento no habíamos hablado, son las hemorroides en el embarazo, problema que puede aparecer en cualquier momento de la gestación pero que especialmente aparece durante el último trimestre del embarazo.

Las hemorroides son el resultado de la incidencia de otros factores, la falta de ejercicio y el sedentarismo, el estreñimiento, pero el factor que más afecta para que puedan aparecer es el aumento de la presión sanguínea en las venas hemorroidales como consecuencia del peso del útero y la lentitud del sistema circulatorio. La presión del útero provoca que se dificulte el retorno venoso de la zona del pubis, la consecuencia de ello es la posible aparición de las denominadas varices vulvares y el aumento de dolor en la zona.

A partir de la 31ª semana del embarazo es posible que se realice la ecografía correspondiente al tercer trimestre del embarazo, los especialistas determinarán a través de esta prueba la cantidad de líquido amniótico, el estado de la placenta, los valores del feto determinando sus medidas craneales, etc. Es interesante que cualquier molestia o complicación que pueda sufrir la futura mamá sea consultada a los especialistas, en la mayoría de los casos son problemas naturales asociados al embarazo, otros pueden delatar alguna posible complicación.

Foto | Mbaylor

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...