29ª semana del embarazo

Tercer trimestre del embarazo

Con la 29ª semana del embarazo empieza el tercer trimestre, se inicia la recta final de la gestación. En esta semana el futuro bebé alcanza los 39 centímetros de longitud y su peso es aproximadamente de unos 1.150 gramos, los huesos se han endurecido aunque siguen siendo muy flexibles y moldeables, como el cartílago. La masa muscular se ha desarrollado aumentando su volumen y su fortaleza, de ahí que los movimientos del feto sean mucho más fuertes.

En la veintinueve semana del embarazo los pulmones continúan formándose, el surfactante sigue desarrollándose y cubriendo los alvéolos pulmonares. El organismo prosigue realizando los movimientos que imitan a la respiración, en ellos están implicados pulmones, diafragma y músculos pectorales. Recordemos que este proceso se inició en la 27ª semana del embarazo y se prolongará algunas semanas más.

Como decíamos, los movimientos del feto son más evidentes, si la futura mamá está durmiendo es posible que estos movimientos terminen despertándola, es posible además que sienta algún que otro dolor como consecuencia de las patadas del bebé proyectadas hacia las costillas u otros órganos internos. El bebé se agita y parece que desea conocer ya el mundo exterior. A medida que han ido avanzando las semanas del embarazo, el feto se ha desarrollado buscando la proporcionalidad, en la veintinueve semana del embarazo la cabeza del feto todavía no ha alcanzado la proporcionalidad idónea, aunque le queda muy poco.

En esta semana del embarazo el futuro bebé empieza a darse la vuelta y descansa sobre el cuello del útero, se podría decir que son los primeros movimientos que permitirán su encajamiento y su posterior nacimiento. Durante estas semanas el feto crece y gana peso de forma considerable, su organismo está almacenando diversos nutrientes como el hierro, el fósforo o el calcio, que serán utilizados tras el parto, por eso el último trimestre del embarazo se caracteriza por ser la etapa en la que el futuro bebé gana más peso.

El útero es ahora muy grande y pesado, la presión interior sobre el sistema digestivo, la vejiga o el diafragma de la madre es muy significativa y provoca diversas molestias de las que ya hemos hablado en semanas anteriores, son molestias que a medida que avanza el embarazo se hacen más evidentes, continuas ganas de orinar, estreñimiento, pesadez, torpeza, cansancio, ardor de estómago… son molestias temporales que vale la pena sufrir sabiendo cual será el resultado final.

La relación entre estrías y embarazo es mucho más notoria, el aumento de volumen que se ha producido en los pechos y en el vientre provoca que la piel ceda y aparezcan diversas atrofias cutáneas que se muestran como líneas blanquecinas, son señales del embarazo que serán difíciles de eliminar tras el parto. Recuerda cuidar bien la piel, para ello lo mejor es contar con el consejo del especialista, te proporcionará el tratamiento más adecuado en función del tipo de piel que tengas, ya que todas las cremas hidratantes no actúan del mismo modo.

Durante el último trimestre del embarazo se pueden aumentar unos 5 kilos de peso, ¿has controlado el aumento de peso en el embarazo?, recuerda que lo saludable se establece entre los 9 y los 14 kilos, aunque esto dependerá del organismo de cada madre. Recomendamos consultar al especialista para determinar la dieta más adecuada para este último trimestre del embarazo, que permita al futuro bebé proveerse de los nutrientes necesarios. Hay que tener en cuenta que las hormonas afectan al sistema digestivo de la futura mamá y se produce una ralentización de la digestión, la dieta permitirá agilizar este proceso y reducirá las posibilidades de padecer estreñimiento.

Apenas quedan 11 semanas para el nacimiento del bebé, 12 o 13 si se trata de un embarazo prolongado y quizá será necesario inducir el parto, pero de ello ya hablaremos en su momento.

Foto | Mbaylor

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...