21ª semana del embarazo

Segundo trimestre del embarazo

Has superado el meridiano de las semanas del embarazo, te encuentras ya en la 21ª semana del embarazo y la cuenta atrás ha comenzado. Los cambios en el futuro bebé son notables su peso puede haber llegado a aumentar hasta alcanzar los 360 gramos y su talla unos 26 centímetros. Su sistema digestivo se ha desarrollado progresivamente durante las últimas semanas, en la duodécima semana del embarazo el feto empezaba a abrir y cerrar la boca posibilitando la ingesta de pequeños sorbos de líquido amniótico, ahora es una rutina habitual y el bebé digiere distintas sustancias nutritivas (azúcar) disueltas en el líquido.

En la veintiuna semana del embarazo el futuro bebé recibe casi todos sus nutrientes a través de la placenta, la sangre de la madre transporta todo aquello que necesita el bebé para poder desarrollarse adecuadamente, oxígeno, vitaminas y minerales, etc. Los sorbos de líquido amniótico permiten la maduración del sistema digestivo preparándolo para el momento en el que realice su primera toma de contacto con la leche materna.

El feto ahora puede abrir los ojos pero solamente percibe luz, por otro lado el iris todavía no ha sufrido la pigmentación, en sucesivas semanas los ojos completarán su formación. En la 21ª semana del embarazo se forman las pestañas, pelos que se unen a los párpados y cuya misión es la de proteger los ojos, aunque no por el momento. Tras el parto, las pestañas protegerán los ojos del bebé de las partículas de polvo o de cualquier pequeño objeto que pueda acercarse a ellos.

En la decimosexta semana del embarazo se iniciaba la hematopoyesis medular, proceso en el que se forma, se desarrolla y maduran diferentes elementos que forman la sangre del feto, plaquetas, leucocitos, etc., este proceso es mucho más activo y es desempeñado tanto por la médula ósea como por el hígado y el bazo. El feto se mueve con total libertad en el líquido amniótico y sus movimientos se sienten especialmente en áreas cerca del pubis o en la zona alta del abdomen, sus movimientos todavía no se ven frenados por la estrechez que se vivirá en las semanas próximas al parto.

La futura mamá siente con mayor precisión los movimientos fetales cuando se tumba y descansa, es un momento de actividad que debe ser aprovechado brindando al feto dulces palabras y música, recordemos el post Música en el embarazo, en él mostrábamos que a través de la música se podía estimular el desarrollo del feto y muchos estudio avalan los beneficios de esta práctica.

A medida que avanza el embarazo, el útero es más pesado, la tripa se hace más abultada y algunos problemas como el dolor de espalda son más evidentes, tónica habitual y creciente. Recuerda que este problema se puede minimizar fortaleciendo la musculatura con los ejercicios físicos que recomiendan los especialistas. En la veintiuna semana del embarazo notarás cambios como el aplanamiento del ombligo o la aparición en la pared abdominal de una línea que parece separarla. El aumento de la tensión en la pared abdominal puede provocar la denominada diástasis de rectos (separación entre los lados derecho e izquierdo del músculo recto mayor del abdomen), no se trata de ninguna complicación y no requiere tratamiento alguno.

El segundo trimestre del embarazo se considera la fase más agradable de la gestación, las molestias no son tan acusadas y los síntomas anteriores como las náuseas han remitido. El vientre, aunque abultado, no entorpece tanto como lo hará en sucesivas semanas, sin embargo, el riesgo de varices sigue aumentando a medida que avanza el embarazo, recomendamos leer el post Varices en el embarazo para conocer las causas y las posibles soluciones que se pueden adoptar.

Foto | ZacharyTirrell

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...