10 buenas prácticas en el embarazo

Te contamos cuáles son buenas prácticas en el embarazo, para cuidar la salud de la madre y el feto

10 buenas prácticas en el embarazo

El embarazo es una de las etapas más bonitas en la vida de una mujer. No obstante, hay que tener en cuenta una serie de buenas prácticas en el embarazo para cuidar la salud, tanto a nivel físico como mental. Son pautas muy sencillas para que el feto se desarrolle de forma adecuada y, además, la mujer disfrute al máximo de la etapa de gestación.

Los objetivos principales son tres. Por un lado, mantener una buena salud, tanto de la madre como del feto. Por otro lado, que la mujer se prepare poco a poco para el momento del parto. Y, por último, minimizar los síntomas propios del embarazo.

Las 10 mejores prácticas en el embarazo

A continuación hemos seleccionado las mejores prácticas en el embarazo. Es importante recordar todas y cada una de ellas para que el feto se desarrolle de forma adecuada.

  1. Alimentación: si bien es importante cuidar la alimentación durante todas las etapas de la vida, lo es aún más en el embarazo. Una mujer embarazada debe primar el consumo de frutas y verduras, preferiblemente de temporada. También son importantes los lácteos ya que aportan calcio, así como carnes y pescados. Eso sí, hay que evitar alimentos crudos como el sushi, además de bollería industrial y comida procesada.
  2. Hidratación: del mismo modo que hay que cuidar la alimentación, la hidratación también es esencial durante el embarazo. Se recomienda beber entre 2 y 2,5 litros de agua diarios. De esta manera se evitan problemas como la obesidad, el estreñimiento, etc. Además de agua, también se puede optar por el consumo de zumos naturales e infusiones.
  3. Suplementos alimenticios: siempre contando con la valoración médica, muchas mujeres embarazadas deben tomar suplementos de yodo y ácido fólico, dos nutrientes muy importantes para el desarrollo adecuado del bebé.
  4. Peso adecuado: aunque durante la etapa de gestación a veces resulta complicado, es muy importante mantener un peso adecuado. Por lo general, se recomienda que durante el embarazo la mujer no engorde más de 12 kilos.
  5. Ejercicio: si no es un embarazo de riesgo y no hay ningún tipo de contraindicación médica, hacer ejercicio es muy recomendable para cuidar la salud, tanto a nivel físico como mental. Hay algunos ejercicios especialmente recomendables para la etapa de gestación, como el yoga o el senderismo, por ejemplo. Las actividades en el agua, como la natación, también son una excelente idea.
  6. Tabaco y alcohol: por supuesto, durante la etapa de gestación, tanto el alcohol como el tabaco están totalmente prohibidos. El tabaco aumenta el riesgo de aborto. En cuanto al alcohol, puede dar lugar a lo que se conoce como síndrome alcohólico fetal. Por lo tanto, ambas son sustancias prohibidas en el embarazo.
  7. Clases de preparación al parto: las mujeres embarazadas deben acudir a clases de preparación al parto. En ellas se realizan actividades que ayudan a prepararse para este momento, como los ejercicios de Kegel para fortalecer el suelo pélvico, o los ejercicios de respiración. A este tipo de clases también se puede acudir acompañada de la pareja. En ocasiones resulta más recomendable ya que de este modo los ejercicios son mucho más dinámicos y, además, refuerzan la unión de la pareja.
  8. Relaciones sexuales: aunque es un tema tabú hablar de las relaciones íntimas en el embarazo, practicar sexo en la etapa de gestación no es en absoluto perjudicial para el feto. Son muchos los expertos que coinciden en que es un hábito muy saludable. Durante las últimas semanas, las contracciones vaginales propias del orgasmo ablandan de forma notable el cuello uterino, lo que ayuda en gran medida en el momento del parto.
  9. Seguimiento médico: por supuesto, acudir al médico es esencial para comprobar que todo va bien. Durante el embarazo hay distintos controles que sirven para asegurar el correcto desarrollo del feto. Además, hay numerosos análisis que ayudan a detectar anomalías en el feto: infecciones, niveles de glucosa alterados, etc.
  10. Descanso: el embarazo es una etapa para disfrutar y estar tranquila. No sólo hay que cuidar la salud física, sino que la mental también es muy importante. Así, es esencial que la mujer descanse al máximo, disminuyendo los niveles de estrés y ansiedad. Cuidar la calidad del sueño, sobre todo en el último trimestre, es muy importante.

Estos son los principales hábitos saludables a tener en cuenta durante el embarazo. Es importante seguirlos para cuidar la salud tanto física como mental, así como para prevenir riesgos para el feto. De esta manera, se reduce el riesgo de sufrir numerosos problemas, tales como aborto espontáneo o parto prematuro.

Por supuesto, siempre hay que seguir las recomendaciones del médico. Por lo tanto, lo mejor es mantener una conversación tranquila y relajada con él, preguntándole aspectos importantes sobre la posibilidad de realizar ejercicio, cuáles son los alimentos más saludables, etc.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...