Timidez excesiva en la infancia

Uno de los problemas que un niño puede tener cuando atraviesa la etapa de la timidez, es la timidez excesiva. Afecta a un 1% de la infancia, se caracteriza por evitar a toda costa situaciones y personas que no son de su entorno más próximo. La solución pasa por recibir por parte de los padres apoyo y comprensión, explicándoles cómo deben comportarse en situaciones sociales.

Niños tímidos

La timidez es una etapa que se atraviesa en la infancia en mayor o menor medida, forma parte del desarrollo natural y como norma general se suele superar sin mayores contratiempos. Sin embargo, algunos niños son excesivamente tímidos, llegando a ser una exageración y pudiendo impedir que los padres puedan llevar una vida social normal. Estos niños, en la mayoría de casos pueden sufrir un trastorno de ansiedad que se asocia a una conducta donde los niños intentan evitar a toda costa enfrentarse a situaciones que le son desconocidas.

Por ejemplo, si estos niños que sufren timidez excesiva deben estar con personas desconocidas que no pertenecen a su circulo inmediato, hacen todo lo posible para no estar con ellas, a pesar de que puedan estar presentes los padres u otros miembros de la familia con los que sí tienen relación.

La timidez excesiva en la infancia es un problema que se puede resolver con ayuda y apoyo del círculo directo de los niños, es interesante que los padres hablen con sus hijos explicándoles cómo se tienen que comportar ante determinadas situaciones sociales. Esto les ayudará a que poco a poco puedan normalizarse y la timidez sea comedida, es decir, al nivel normal que puede tener cualquier niño.

La timidez nunca debe ser reprendida, no se consigue que un niño deje de ser tímido recriminándole su comportamiento, esto puede traer consecuencias graves, como que sufra ansiedad y estrés. La timidez excesiva es un trastorno y como cualquier problema, es necesario afrontarlo con paciencia y explicar a los pequeños cuál debe ser su comportamiento cada vez que muestre su timidez, sin enfadarse y con comprensión.

En algunos casos, la ayuda que puedan dar padres y familiares cercanos no es suficiente, por lo que es necesario recurrir a ayuda profesional. En este caso, lo mejor es consultar a psicólogos, personas cualificadas que lograrán determinar el origen de la timidez que sufren los menores, proporcionando recomendaciones sobre cómo se debe actuar y qué se debe decir para que se pueda superar ese trastorno.

Para evitar la timidez excesiva, es interesante iniciar la estrategia desde que los niños son bien pequeños, enseñarles a que sean sociables, que se acostumbren a la presencia de otros niños y adultos, obviamente siempre en presencia de los padres. Cuando llega la etapa de la timidez, estos niños ya habrán recibido las pautas de conducta y podrán superar con más facilidad esta etapa y los padres apenas notarán que han logrado superar esa etapa.

Los niños excesivamente tímidos que intentan evitar enfrentarse a situaciones desconocidas, tienen un trastorno por evitación. Se trata de un problema que afecta a un 1% de la población, que se caracteriza por tener en mente de forma continua, las limitaciones que se sufren, estableciendo únicamente relaciones con aquellos niños y personas que consideran que no les rechazarán. La razón es simple, no soportan el rechazo y prefieren aislarse y evitar la interacción, a fin de no tener que sufrir dolor por una situación negativa.

Como decíamos, la mejor estrategia es educar a los niños desde pequeñitos para que sean sociables y se acostumbren a la presencia de otras personas. Pero si no se ha procedido así y se detecta que un niño tiene esta excesiva timidez, es necesario que se corrija, ya que podría derivar en peores problemas en un futuro, como el exceso de confianza y la agresividad con el entorno más cercano.

Foto | Alexandra Vishleva

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...