Narcisismo infantil o primario

El narcisismo primario es un rango que aparece en los niños a partir de los siete años de edad, en el momento en el que los padres detectan este rasgo, es necesario limitar y eliminar su desarrollo, ya que de lo contrario puede derivar en un futuro en niños agresivos, acosadores, con una baja autoestima y con un enorme deseo de que todo el mundo les admire.

Autoestima infantil

Se denomina narcisismo infantil o primario al momento en el que un niño se centra en sí mismo como un objeto principal al que proferirle amor, recordemos que el narcisismo se puede definir como el amor que una persona se tiene a sí misma pudiendo llegar a ser una forma patológica extrema en algunos desórdenes de la personalidad. Los niños que sufren narcisismo tienen una imperiosa necesidad de sentir que los demás los admiran, creen que el mundo gira en torno a ellos y se sienten mejores que el resto de niños.

Cuando estos niños no consiguen sus propósitos y las cosas no son como esperan, aparece la frustración, la agresividad, el deseo de acosar e intimidar a otros niños, tienen problemas para socializar con otros niños, todo un conjunto de factores causados por ese rasgo de la personalidad. Por esta razón, en el momento en el que se detecta que un niño sufre narcisismo, es conveniente abordar el problema con especialistas a fin de evitar que se convierta en algo patológico y derive en los problemas antes descritos.

¿Cuándo empieza un niño a mostrar síntomas de narcisismo o personalidad narcisista? Hay que tener claro ante todo que el narcisismo es una forma de estructuración de la personalidad y también una etapa del desarrollo del ser humano, lo que indica que, por norma general, todos los niños abordan una etapa de narcisismo, aunque en muchas ocasiones es poco significativa.

En los casos en los que aparece más pronunciada, puede deberse a diferentes razones, son niños que han crecido en una familia muy permisiva, prácticamente no han seguido reglas y no han tenido limitaciones. Estos niños se convierten en adolescentes que lo que quieren lo deben tener en el momento, no aceptan ningún tipo de negativa y si ésta se produce, reaccionan de forma agresiva. Hay expertos que comentan que algunos adolescentes que han agredido a sus padres, en su infancia eran narcisistas y ante la falta de reglas y limitaciones, imponían sus deseos ante la permisibidad de los padres.

Para evitar que los niños desarrollen este rasgo no deseado en la personalidad, hay que actuar ante las primeras señales de alarma, señales que son bastante claras e identificables como, por ejemplo, no tolerar la frustración, tener rabietas y agresividad si no logran obtener lo que quieren, saltarse las normas como si estas no debieran aplicarse con ellos, etc. Psicólogos y psiquiatras pueden ayudar a estos niños y a la familia en general, nunca hay que pensar que el narcisismo es una etapa transitoria y que cambiará la conducta con el paso del tiempo, ya que en realidad lo que hace es evolucionar y afianzarse, por lo que tratar el problema cuando se alcanza la adolescencia es mucho más complicado.

Muchos padres, en mayor o menor medida, educan a sus hijos haciéndoles creer que son especiales y mejores, por lo que quizá tienen parte de culpa en el desarrollo del narcisismo primario. Los expertos comentan que si no se corrige a tiempo puede derivar en un adulto narcisista patológico, adulto que sufriría sobrevaloración de su importancia, baja autoestima, deseo irremediable de que todo el mundo les admire, etc. Anteriormente hemos comentado que resulta beneficioso que se fomente la autoestima en la infancia, pero como ocurre con todas las cosas, en un marco coherente y razonable, donde no tiene cabida que los niños se crean especiales o superiores.

Además de fomentar la autoestima en un marco de coherencia, es necesario hacer sentir a los niños afecto, marcar normas y pautas de comportamiento que se deben seguir y evitar que se crean especiales o superiores, con ello se logrará que no se geste la semilla del narcisismo o que su etapa sea muy breve.

Foto | Petras Gagilas

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...