Mi hijo se chupa el dedo ¿Qué hago?

Si tu hijo se chupa el dedo y no sabes que hacer para que lo deje, el siguiente artículo te puede dar algunos consejos

Mi hijo se chupa el dedo Que hago

Chuparse el dedo es un acto reflejo del bebé que ya tiene incluso antes de nacer, pues muchos bebés nacen con una pequeña ampolla en su dedito por haberlo chupado dentro del útero. Chupar el dedo le ayuda al bebé a estar tranquilo, pero esta necesidad de “chupar” puede solucionarse con un chupete, aunque muchos bebés rechazan el plástico de la tetina. El pulgar suele ser el dedo que más chupan, pero algunos niños llegan a meter toda la mano en la boca.

Si tu hijo chupa el dedo, no te alarmes pues es algo normal, incluso, aunque no te lo creas, es un signo de madurez, pues el pequeño aprende a calmarse con sus propios recursos, es decir no necesita chupete para chupar, pues ya tiene su propio dedo. La mayoría de los niños empieza a chuparse el dedo durante el primer año de vida y deja de hacerlo alrededor de los dos años, pero si el acto reflejo continúa más allá de los dos años se convierte en un hábito que puede traerle consecuencias con los dientes, por eso es mejor que no se chupen el dedo cuando ya le están saliendo los dientes definitivos.

Consecuencias de chuparse el dedo

Todos los bebés tienen la necesidad de chupar, pero claro, si lo hacen con un chupete es más fácil quitarle esta costumbre que si lo hacen con su propio dedo. El dedo es más duro que el chupete y las consecuencias de chuparse el dedo son peores que las de usar el chupete.Cuanto más tiempo se chupe el dedo el niño, mayores serán las consecuencias maxilofaciales, dentales y de lenguaje que puede tener:

  • Cambio de las arcadas dentarias, la superior se desplaza hacía delante y la inferior hacia atrás
  • Mordida abierta, es decir falta de contacto entre los dientes superiores e inferiores
  • Deformación del paladar debido al empuje de la succión del dedo
  • Alteraciones del lenguaje debido a la modificación normal de los dientes, lengua y paladar

Cómo ayudar a tu hijo a dejar de chuparse el dedo

Si tu hijo ya cumplió los dos años y todavía se chupa el dedo, debes ir pensando en ayudarlo para evitar futuros problemas tanto en los dientes como en el lenguaje, pero no es conveniente que se lo estés recordando continuamente, pues lo único que haces es aumentar su ansiedad.

Para ayudar a tu hijo a que deje de chuparse el dedo, puedes hacer lo siguiente:

  • Habla con él mediante un lenguaje sencillo para que lo entienda, o si quieres puedes contarle un cuento o una fábula para que te escuche más atentamente
  • Practica una terapia de distracción manteniendo a tu hijo ocupado pues muchas veces se chupa el dedo por aburrimiento
  • También es buena una terapia de sustitución, si ves que tu hijo se chupa el dedo cuando tiene sueño, puedes regalarle un muñeco o un peluche para que le haga compañía y se olvide de chupar el dedo
Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...