Los niños pequeños se preocupan por su reputación

Según una investigación realizada en Estados Unidos, a partir de los cinco años los niños se empiezan a preocupar por su reputación, llevan a cabo estrategias de comportamiento con el fin de agradar a las personas que admiran. Los resultados muestran que los seres humanos se dan a conocer a través de la imagen que muestran a los demás mucho antes de lo que se creía.

Construir la reputación

Los niños pequeños, de unos cinco años, se preocupan por su reputación, llevan a cabo estrategias de comportamiento con el propósito de gustar a las personas que admiran, así se concluye en una revisión de los estudios que se han realizado sobre el tema, llevada a cabo por expertos de la Universidad de Pensilvania y la Universidad de Chicago (ambas de Estados Unidos).

Los investigadores comentan que con el inicio de la etapa escolar, los niños empiezan a entender que sus acciones tienen repercusión en el contexto familiar, en el profesorado y en los compañeros de clase, reflexionando de manera crítica sobre su reputación, ya que como en el caso de los adultos, quieren ser aceptados por quienes admiran. Los expertos constatan que el modo en el que los seres humanos se dan a conocer a través de la imagen que muestran a los demás, aparece mucho antes de lo que se creía.

Los niños empiezan a cambiar su comportamiento dependiendo de con quién se relacionen y el contexto en el que se produce la relación a partir de los cinco años, de este modo, poco a poco construyen su reputación. Durante este proceso, actúan con el propósito de modificar la imagen que ofrecen a los demás de un modo estratégico, lo que sorprende a los expertos. Comentan que, como sociedad, se da mucho valor a la imagen propia y a su presentación (sobre todo en los adultos), esta conducta y este tipo de prioridades se cultiva a una edad temprana.

Los niños aprenden qué es o no beneficioso para su reputación, así como las diferentes estrategias para construirla a través de determinadas experiencias interactivas, como compartir los juguetes, escuchar al profesor o trabajar con otros compañeros de clase. En uno de los estudios analizados, se realizaba un experimento en el que se mostraba que los niños eran más generosos cuando son conscientes de que alguien les observa, siendo mayor el esfuerzo por compartir con aquellas personas que en un futuro podrían tener tratos sociales. Sin embargo, la interacción se reducía si los niños creían que interactuaban con personas que probablemente no volverían a ver más.

La verdad es que los resultados no nos sorprenden, somos seres sociales, además, los niños viven en una sociedad en la que observan que la reputación y la imagen que se proyecta a los demás es importante. En otra investigación que se relata, los expertos seleccionaron aleatoriamente a un grupo de niños de una clase, para transmitirles que a ojos de sus compañeros tenían una buena reputación. A partir de ese momento, al desarrollar diferentes actividades donde se podían hacer trampas, por ejemplo, los juegos, estos niños tendían a respetar las normas mucho más que el resto de compañeros, demostrando que los niños gestionan su prestigio y son conscientes de las implicaciones sociales del comportamiento que tienen.

Los investigadores consideran que es importante saber en qué momento los niños empiezan a ser conscientes de su reputación, así como la percepción que tienen sobre las variables que influyen en ella, por ejemplo, la valentía, la riqueza, el inconformismo, etc. Los expertos ahora se plantean la pregunta: ¿qué sucede antes de los cinco años?, por lo que se deduce que iniciaron una investigación para saber cómo se adquiere este patrón de conducta o qué factores influyen en su desarrollo.

El estudio que hemos conocido aquí es muy interesante, se trata de una pieza más del puzzle que conforma el desarrollo de los niños. Podéis conocer todos los detalles de la investigación a través de este artículo publicado en la revista científica Trends in Cognitive Science.

Foto | Kat Owens

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...