La importancia del juego en el desarrollo infantil

El juego es una parte muy importante en el desarrollo infantil, a través del juego los niños aprenden, experimentan, descubren, sociabilizan, se forman una imagen de sí mismos, exteriorizan sus preocupaciones y emociones, etc. Sobre la importancia del juego habla Imma Marín, directora y fundadora de Marinva, juego y educación, sus consejos resultarán valiosos y permitirán a los padres ver el juego de un modo diferente.

Juego infantil

Sobre el juego y las implicaciones que tiene en el desarrollo infantil hemos hablado en anteriores ocasiones, el juego contribuye al desarrollo físico y cognitivo, en las relaciones sociales, libera tensiones y estrés, favorece la creatividad y la imaginación, ayuda a expresar emociones, enseña reglas básicas de la convivencia humana, favorece el aprendizaje en distintas materias y disciplinas, y así un largo etcétera.

Hoy os invitamos a ver un vídeo sobre la importancia del juego en el desarrollo infantil, de ello nos habla Imma Marín, directora y fundadora de Marinva, juego y educación, portal que cuenta con un equipo de expertos en el uso del juego como una herramienta educativa. Jugar es una parte muy importante en la vida infantil, de hecho, no se puede concebir sin la existencia del juego, estando sujeto a las necesidades que tienen los niños de mirar, experimentar, tocar, curiosear, imaginar, etc.

La experta comenta que jugar es una de las fuentes más importantes de progreso y aprendizaje, su valor educativo es muy elevado ya que activa el motor del aprendizaje, con el juego se exteriorizan los miedos, las angustias, sus preocupaciones íntimas, algo que les permite estructurar sentimientos y emociones a través de los objetos con los que juegan, como por ejemplo los muñecos. Inventan historias, se ponen en la piel de otros niños, desarrollan diferentes finales de esas historias… todo un mecanismo que les ayuda a gestionarse y formarse como personas.

El juego contribuye en la superación personal gracias a la experimentación de éxito, por lo que contribuye a la autoestima y a la confianza. A la hora de jugar, los niños aceptan retos que superan con mayor o menor esfuerzo, se aprende a perder y superar la frustración, se aprenden normas y pautas de convivencia, por ejemplo, a tener que esperar el turno para participar en el juego. Imma Marín explica que con el juego se desarrollan todas las funciones físicas, psíquicas, afectivas y sociales que son necesarias para un crecimiento equilibrado y sano.

¿Qué se necesita para jugar? Lo primero es el tiempo que permita a los niños soñar, imaginar, experimentar lo aprendido, etc. Se necesitan espacios donde poder jugar con libertad y sin peligro, compañeros de juegos, sean familiares u otros niños, esto no quiere decir que siempre se deba jugar en compañía, pero si se juega sólo habitualmente se crean sentimientos de omnipotencia y forzosamente se limitan las posibilidades de juego.

Con los juegos compartidos los niños aprenden cómo son los demás, a la vez que forman su propia imagen. La experta destaca un factor muy importante, la actitud que tienen los padres frente al juego, los niños tienen necesidad de sus padres y de jugar con ellos, porque representa compartir intereses, fantasías, inquietudes, permitiendo afianzar lazos afectivos y aumentando la confianza. En este contexto, el juego es beneficioso para los niños pero también para los adultos, por ello la experta recomienda a los progenitores tener predisposición a jugar.

Os recomendamos tomar nota de las explicaciones de la experta, seguro que algunos padres verán el juego de un modo diferente.

Foto | The ShutterBabe

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...