Instrumentos usados en la música de los niños

La música potencia el crecimiento y la inteligencia de los infantes. Además de las típicas melodías clásicas, las canciones pop con violín o piano son perfectas para incentivar otros aspectos de su desarrollo.

Instrumentos usados en la musica de los niños

Una multitud de estudios han comprobado las ventajas de la música para los niños. Desde el vientre materno las notas estimulan la memoria, relajación, concentración y favorecen el crecimiento del niño. Además, le motivan a querer repetir los distintos sonidos de sus canciones favoritas. Una investigación europea publicada recientemente en un magazine científico, arrojó que los infantes se relacionan con la música al igual que lo hacen las personas adultas. De hecho, muestran las mismas emociones y sensaciones. Entonces, por qué no aprovechar estas bondades.

Beneficios de crecer entre melodías

No es un secreto que para los niños cada día es una aventura. Desde su óptica, el mundo es como un patio de juegos que les permite aprender y crecer. Valerse de los instrumentos musicales para añadir beneficios a ese instinto de entretenimiento, es una gran oportunidad. A través de ellos se puede potenciar su desarrollo sensorial, su facilidad de expresión, sus habilidades y destrezas, y la socialización,

Puedes comenzar con música instrumental, incluso escucharla junto a ellos para crear lazos afectivos perdurables. Permite que desde su más tierna infancia se familiarice con los distintos instrumentos. Aunque no lo creas, esto le ayudará a afinar su capacidad motora en brazos, piernas, manos y pies, mientras que conoce mejor su cuerpo.

Además, esa relación temprana con la música y, en concreto, con algún instrumento, incentivará su pasión a futuro por este arte, a la vez que le permitirá compenetrarse de manera óptima con su entorno, haciendo que expanda su red de relaciones.

¿Cuáles instrumentos caracterizan la música para los más pequeños?

La música para tu bebé debes elegirla según los resultados que quieras lograr con ella. Si por ejemplo deseas serenarlo para que concilie el sueño, las melodías lentas, sencillas y con contados instrumentos son las mejores. Más allá de la música clásica, existe un amplio abanico de opciones que puedes probar. Las canciones de pop lentas con presencia de piano o guitarra, inclusive de ambos, pueden ser una magnífica alternativa.

Por supuesto, siempre puedes apelar a las composiciones de genios de la talla de Beethoven, Mozart, Schubert o Bach, y a las adaptaciones de sus grandes clásicos interpretadas en piano o violín. El piano tiene un efecto relajante y potencia las emociones positivas. Elige temas de Mozart como el “Nº 21 Adelante”, u otros de Beethoven como “Para Elisa” y “Claro de luna”.

El violín atraerá por completo su atención desde el primer acorde por la agudeza y encanto de las melodías. Aprovecha esto de la mano de Vivaldi y “Las cuatro estaciones” o de Bach y su “Cello suite nº 1”,

Las melodías favorecen la salud mental

Escuchar media hora de música al día mejora la salud mental del bebé, porque disminuye los indicios de ansiedad y la sensación de dolor. Asimismo, facilita la recuperación en medio de una enfermedad, favorece el optimismo y el adecuado desarrollo de su cerebro.

Estudios estadounidenses probaron que la educación musical incrementa los resultados en las pruebas de acceso a la educación superior. Aspectos como melodía, ritmo y armonía hacen que el organismo segregue dopamina, el neurotransmisor asociado a las recompensas.

¡Atrévete a poner los instrumentos al alcance de los niños! Así les garantizarás un crecimiento pleno, que se traducirá en su sonrisa constante.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...