Es beneficioso que los niños se aburran de vez en cuando

El aburrimiento es un aspecto que ayuda a que los niños desarrollen su imaginación, su creatividad, su capacidad de pensar, favorece la capacidad de resolución de problemas, etc. No es malo que los niños se aburran de vez en cuando, y como padres podemos actuar de tres modos, brindando ideas, jugando con ellos y, de vez en cuando, dejando que sean capaces de convertir un momento de aburrimiento en entretenimiento.

Aburrimiento en los niños

Son varios los psicólogos que comentan que es beneficioso que los niños se aburran de vez en cuando, el aburrimiento contribuye en el desarrollo de la creatividad, favorece que los niños piensen y utilicen la imaginación, herramientas que les ayudan a crear juegos, historias y personajes, de este modo, cualquier objeto se puede convertir en un instrumento del entretenimiento.

Muchos padres han escuchado a sus hijos decir que se aburren, quizá han estado jugando durante un buen rato y una vez finalizado el juego se quejan de que están aburridos, como si no se pudiera tener un minuto de calma y fuera necesario mantener una acción constante. Algunos niños tienen diferentes juguetes y actividades para pasar un buen rato, pero lo aparcan todo asegurando que se sienten aburridos. En este sentido, el objetivo de los niños es llamar la atención de los padres para que jueguen con ellos, y aunque es algo positivo, los padres no pueden estar todo el día jugando.

Muchos padres buscan alternativas para evitar este tipo de situaciones y también para evitar que los niños estén en casa sin hacer nada, les ocupan el tiempo con actividades, lo que provoca que los niños sean dependientes, es decir, que no sepan cómo ocupar su tiempo, por lo que no podrán experimentar del mismo modo el desarrollo de la imaginación, la creatividad, etc. Los padres deben jugar con los niños, pero siempre en su justa medida, también es recomendable dar ideas a los niños que se aburren sobre lo que pueden hacer a fin de dejar que sean capaces de entretenerse solitos.

El aburrimiento es parte de la educación de los niños, como decíamos, estimula la creatividad, ayuda a pensar, hace que los niños sean más fuertes ante los problemas, mejoren su tolerancia ante la apatía y la frustración. Del aburrimiento sacarán aspectos positivos, un momento de aburrimiento puede transformarse en una idea, un proyecto de juego o cualquier otra cuestión lúdica positiva. Sabiendo esto, cuando los niños digan que se aburren, podremos optar por tres opciones que se deberán ir alternando, jugar un rato con ellos, proporcionarles ideas para que se entretengan y dejar que sean ellos solos los que busquen como entretenerse.

Otros aspectos positivos del aburrimiento son que contribuye al descanso y la relajación, sobre todo si antes de manifestar aburrimiento han estado jugando. Hay que destacar que en el aburrimiento la edad influye, suele ser habitual que sean los más pequeños los que expresen que se aburren, por lo que es interesante enseñarles y darles alternativas para que aprendan a jugar solos en alguna que otra ocasión, descubrirán que el juego en solitario también es gratificante.

Por último, merece la pea recordar que no es recomendable reprender a un niño por el hecho de que diga que se aburre, tampoco es recomendable darle solución continuamente como ya hemos indicado porque con ello limitamos su capacidad a la hora de resolver problemas, impidiendo que sean capaces de gestionar su tiempo. Por cierto, cuando un niño esté inmerso en una actividad, sea dibujando, jugando y creando una historia, etc., no es recomendable interrumpirle, ya que con ello se socava su atención y se interrumpe su proceso imaginativo y creativo.

Por tanto, el aburrimiento es beneficioso y es un aspecto importante en el desarrollo de los niños, por lo que merece la pena utilizarlo como una herramienta que sirva para el desarrollo de sus capacidades.

Foto | Andrew Stawarz

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...