El nivel de vitamina D de los padres influye en el crecimiento infantil y el riesgo de obesidad

Los resultados de una nuevav investigación sugieren que el nivel de vitamina D en los padres antes de la concepción puede influir en la altura y el riesgo de exceso de peso de la descendencia a los cinco años de edad. Los expertos explican que en la concepción de un bebé es tan importante la buena salud de la madre como la del padre, esto se ha constatado en otros estudios que han analizado otro tipo de relaciones, como la obesidad del padre con los problemas de desarrollo en la descendencia.

Vitamina D

En varias ocasiones hemos hablado de la importancia de la vitamina D, centrándonos en el nivel de la madre y los bebés. En el caso de las madres, un nivel adecuado tiene un papel importante en el desarrollo músculo esquelético y en la salud infantil en general, en el caso de los recién nacidos, el correcto nivel mejora el desarrollo del sistema inmunológico y se reduce el riesgo de sufrir diferentes enfermedades en edad adulta. Recordemos, además, que un estudio reciente mostraba que la falta de vitamina D se relacionada con un mayor riesgo de asma en los niños.

El caso es que hoy conocemos un curioso estudio en el que se relaciona el nivel de vitamina D de los padres con el crecimiento infantil y el riesgo de obesidad en los niños. Parece ser que la posible relación entre el nivel de esta vitamina en los padres en la preconcepción con el correcto desarrollo de los hijos ha sido un tema hasta ahora poco estudiado, de ahí que un grupo de investigadores de la Universidad de Dublín (Irlanda) decidieran hacerlo.

Los datos que se han obtenido a partir de este estudio son reveladores y sugieren que el nivel paterno de vitamina D afecta de forma significativa a la altura y al peso de los hijos a la edad de cinco años. En este trabajo, los expertos analizaron los datos de otro estudio longitudinal en el que aparecía el nivel de vitamina D paterno, la información del estudio se obtuvo a partir de las preferencias alimentarias de los padres y la medición de peso y altura de los niños con edades comprendidas entre los cinco y nueve años de dos grupos de 213 y 148 padres e hijos.

Se descartaron los posibles factores de confusión, como el peso, la altura y la edad paterna, la edad materna, su nivel de vitamina D y la altura. También se tuvieron en cuenta factores asociados a los niños, como el sexo, la edad, el tipo de alimentación y el consumo energético, si realizaban actividades al aire libre cuando tenían cinco años de edad, etc. Tras ajustar los datos, se logró obtener una asociación estadística significativa entre el nivel de vitamina D en los padres y la altura y el peso de los niños cuando tenían cinco años.

Sin embargo, esta asociación fue poco significativa a los nueve años, se considera que el estado nutricional de un padre antes de la concepción influye de algún modo en la salud, calidad y funciones de sus células germinales implicadas en la reproducción. Por tanto, se deduce que la nutrición materna no es el único factor clave en el desarrollo, crecimiento y buena salud de la descendencia. Lo cierto es que esta asociación no nos sorprende, recordemos que según este estudio, la obesidad que sufre un padre antes de la concepción afecta al desarrollo de habilidades sociales y problemas de desarrollo en la descendencia.

En la concepción de un bebé es tan importante la salud de la madre como la del padre, ya que ambos aportan material genético cuya composición y posibles alteraciones derivan del estilo de vida individual. Podéis conocer más detalles de la investigación a través de este artículo publicado en ANI News.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...