¿Disfasia? Entérate qué es y cómo afecta a los niños

La disfasia hace que las personas tengan dificultades para expresarse correctamente. Los pequeños pueden padecer esta condición, por lo que es importante identificarla a tiempo. Acá te decimos cómo

Así afecta la disfasia a los niños

El lenguaje es un indicativo de cómo funciona el cerebro, de cómo el individuo se desarrolla intelectualmente. Sin embargo, existen trastornos que dificultan la comunicación a través de las palabras. Uno de ellos, y que se manifiesta tanto en niños como en adultos es la disfasia. Esta condición impide la expresión correcta mediante el hable, y dificulta el entendimiento de lo que otros dicen. Quienes se ven afectados utilizan términos y frases sin sentido o incoherentes, y no son capaces de descifrar lo que les plantea su interlocutor.

Cuando la disfasia aparece en los más pequeños, ellos suelen caer en un estado de frustración que puede resultar peligroso, pues no logran descifrar por qué los demás no captan sus mensajes. Pero no sólo eso, su socialización y rendimiento escolar se ven altamente comprometidos.

Los infantes con disfasia encuentran muchos inconvenientes al momento de aprender a hablar, y les cuesta asimilar los contenidos e informaciones que les llegan. Por ello, suelen ayudarse de gestos y mímicas para tratar de dar a conocer sus ideas, pensamientos y emociones. Todo esto retrasa su formación y va perjudicando su carácter. La mayoría de los chiquillos se muestran más irritables de lo habitual.

Causas de la disfasia

No siempre es sencillo diagnosticar las causas que llevan a la disfasia. Sin embargo, gran parte de los casos se adjudican a una falla en el cerebro. Cuando aparece en individuos mayores, tiende a asociarse a enfermedades neurológicas o traumas dejados por un accidente.

En los infantes la disfasia puede ser consecuencia de la falta de oxígeno en el nacimiento, lo que provoca lesiones cerebrales. Igualmente, puede resultar de un golpe en la cabeza durante el alumbramiento, o de afecciones como encefalitis o meningitis, que son infecciosas y dañan el funcionamiento del sistema nervioso.

Señales de alarma de la disfasia

Los síntomas más significativos son los expresados anteriormente y que tienen que ver con la incomprensión del lenguaje, principalmente gramatical. Producto de esto, un niño con disfasia tardará más de lo normal en comenzar a pronunciar palabras o frases. Su léxico también será pobre.

Las dificultades del habla le llevarán a ser más retraído y menos sociable. Le costará hacer amiguitos. Tendrá dudas sobre el uso de los pronombres personales, preposiciones, conjunciones, verbos (el más usado será el infinitivo) y poca retentiva para emplear oraciones extensas. Su conducta también suele ser una señal, pues estos pequeños son hiperactivos y no se concentran en sus actividades. La depresión, el aislamiento y la escasa autoestima también ser secuelas de esta patología.

Tratamiento de la condición

La mejor manera de tratar la disfasia es con terapias del lenguaje y ayuda psicológica. No hay fármacos que curen esta condición. Los ejercicios estarán orientados a mejorar su vocabulario. Gracias a esto muchos llegan a desenvolverse a través de mímica o lenguaje de señas.

En el proceso, se realizarán tareas para potenciar la memoria y capacidad auditiva, pues el chico necesitará discernir entre lo que escucha y los términos que emplea. En la parte física, los ejercicios buscan optimizar su flexibilidad bucal (lengua-labios).

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...