¿Cuál es el propósito del sueño en los bebés?

Un grupo de investigadores ha determinado uno de los principales propósitos del sueño en los bebés, así como su importancia en el desarrollo, la formación de conexiones neuronales, etc. El mecanismo se produce tanto en seres humanos como en animales en una edad análoga.

Fase REM del sueño en bebés

Un estudio realizado por expertos de la Universidad de Texas en Austin, la Universidad de Minnesota, la Universidad de California en Los Angeles y el Imperial College de Londres, ha descubierto cuál es el propósito del sueño en los bebés, algo que va más allá del simple hecho de descansar. Los investigadores analizaron los resultados de más de 60 estudios realizados sobre el sueño en los seres humanos y en los animales, se recopilaron datos para determinar el sueño total y la duración del sueño REM o movimiento ocular rápido que se produce en la fase del sueño, cuándo los sueños son más intensos, los cambios que se producen en el desarrollo del cerebro y el tamaño corporal.

Los datos obtenidos se utilizaron en un modelo matemático desarrollado específicamente para examinar la asociación entre el desarrollo cerebral y el cuerpo, así como los cambios en la fase del sueño. Los resultados mostraban que se producía una disminución notable y rápida del sueño REM en los bebés de dos años y medio, pero lo más destacado es que estos datos fueron consistentes en todas las especies analizadas, como hemos comentado el estudio analizó investigaciones con diferentes animales y con seres humanos. En el caso de los animales, su desarrollo era equivalente al del desarrollo humano a los 2’5 años.

Los expertos comentan que en todos los casos se produjo una fuerte caída del volumen del sueño REM, sorprendiéndoles este cambio tan drástico y destacado en un corto periodo de tiempo, y además, que se produzca a la edad indicada, de hecho, los investigadores realizan una analogía sobre la transición comparándola con el agua cuando se congela. Cuantificaron la reducción del sueño REM y las cifras obtenidas sugerían que los bebés recién nacidos pasan un 50% de su tiempo total de sueño en la fase REM, esto es diferente en las personas de 50 años, que tienen sólo un 15% de su sueño en fase REM.

El estudio plantea que el propósito del sueño en los bebés es principalmente el desarrollo cerebral y la reorganización de las redes neuronales, no siendo esta una idea controvertida, ya que se sabe desde hace tiempo que en los dos primeros años de vida, los humanos tienen grandes avances en el crecimiento estructural cerebral. En el caso de los adultos, el sueño tiene la función de limpiar el cerebro de detritos tóxicos que se van acumulando a lo largo del día mientras se está despierto. Este mecanismo de limpieza se lleva a cabo principalmente durante el sueño de ondas lentas no REM.

Los expertos comentan que lo más sorprendente de esta investigación es la constatación de la brusca transición relacionada con la edad en un sueño donde la fase REM es mayoritaria, cambiando a un sueño donde la fase REM es minoritaria. El punto de inflexión ocurre en una edad que no se esperaba, alrededor de los 28 meses de edad, lo que muestra un cambio crítico en el desarrollo fisiológico o cerebral. En todos los casos se apreció un cambio brusco en la escala de sueño durante el mencionado periodo de desarrollo temprano, que hasta donde se sabe, nunca se ha conectado cuantitativamente con el cambio en la función del sueño.

A raíz del estudio se plantean diferentes preguntas sobre la naturaleza del sueño y la relación con el desarrollo cerebral temprano, por lo que es necesario llevar a cabo nuevas investigaciones que determinen específicamente la relación entre los patrones de las ondas del sueño cerebrales y el desarrollo cerebral. Con estos resultados, los investigadores comentan que no es bueno despertar a los bebés durante el sueño REM, ya que se está realizando un trabajo cerebral muy importante mientras se duerme, de hecho, dormir es tan importante como comer y hay que respetar el sueño por todo lo que implica.

Podéis conocer todos los detalles de esta investigación a través de este artículo publicado en la revista científica Science Advances, y en este otro publicado en la página de la UCLA.

Foto | George Vnoucek

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...