¿Cómo ayudar a los niños a dormir?

Los mejores consejos prácticos para ayudar a los niños a dormir mejor

¿Cómo ayudar a los niños a dormir?

Todos los padres queremos que nuestros hijos duerman y descansen bien. Sin embargo, esto no siempre es posible. Los recién nacidos duermen aproximadamente 17 horas al día, aunque apenas duermen 1 o 2 horas seguidas. A medida que los más pequeños crecen necesitan dormir cada vez menos. Aún así, debemos comprender que cada niño es un mundo, y por lo tanto, tienen distintas necesidades de sueño. Hay una serie de medidas que como padres podemos adoptar para ayudar a los niños a dormir.

Lo primero y más importante es establecer una rutina de sueño. Para favorecer su desarrollo los más pequeños necesitan tener unos hábitos diarios, incluyendo la hora de irse a dormir. Lo ideal es hacer actividades tranquilas antes de la hora de dormir para que nuestros hijos entiendan que pronto tendrán que irse a la cama: escuchar música, leer un cuento, dar un baño… Aunque pueda resultar tentador jugar con los niños antes de dormir, hay que evitar los juegos demsiado activos.

Por supuesto, la constancia es clave. La hora de dormir debe ser exactamente la misma todas las noches para establecer patrones de sueño saludables que ayuden a los niños a su desarrollo tanto físico como mental. Los fines de semana podemos ampliar un poco más el horario, pero no demasiado.

Una buena idea es dejar que nuestros hijos se llevan algo favorito a la cama todas las noches, como una manta especial o su peluche preferido. Son de gran utilidad para que los más pequeños se duerman, sobre todo si se despiertan durante la noche. Como resulta lógico, debemos asegurarnos de que el objeto sea seguro, sin botones o piezas que puedan presentar algún riesgo de asfixia.

Además, tenemos que asegurarnos de que los niños están cómodos y se encuentran a gusto. Podemos preguntarles si quieren un poco de agua o si quieren que dejemos la luz encendida unos minutos… Debemos hacer lo posible por satisfacer las necesidades de los más pequeños antes de la hora de ir a dormir para que no puedan utilizarlas a modo de excusa para no irse a la cama.

Y, por último, el tiempo es nuestro mejor aliado. Tenemos que ayudar a nuestros hijos a fomentar hábitos de sueño saludables. Al principio puede parecer una misión imposible, pero con paciencia y poniendo en práctica los consejos dados se consigue.

Esto es todo lo que debemos saber para ayudar a tus hijos a dormir mejor. Descansar bien es esencial para su desarrollo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...