¿Cuándo regalar? en Navidad o en Reyes

Aunque se tenga por costumbre llenar de regalos a los chicos, es importante no exagerar. Cuatro obsequios son suficientes. El día para entregarlos depende de cada familia.

No incurras en exceso de regalos para los niños

En muchos hogares, la Navidad es esperada con ilusión. Las reuniones, las fiestas, las luces, los villancicos… llenan de magia cada rincón. Los niños, especialmente, se muestran felices por la llegada de los regalos, que suelen responder a las peticiones realizadas a los Reyes Magos o a Papá Noel. Pero qué resultará más provechoso para ellos, ¿recibir obsequios en Navidad o el 6 de enero?

Desde siempre, las costumbres españolas han dictado que sean Gaspar, Melchor y Baltasar quienes dejen presentes a los chicos. Sin embargo, las modas anglosajonas han dirigido el trineo de Santa Claus a tierras europeas, sumando un motivo para dar otro presente a los peques. Así, ellos se encuentran con más detalles de los que pueden asumir y los adultos se ven comprometidos a incluir un regalo más a la lista.

Navidad o Reyes. ¿Cuándo y por qué?

Muchas situaciones han llevado a imponer la usanza de Papá Noel. Algunos papás aducen que dando un obsequio a sus hijos en Nochebuena, les están brindando la oportunidad de disfrutar de un artículo nuevo durante las vacaciones.

Además, unos atesoran la idea de intercambiar regalos el único día en el que logran reunir a toda la familia, mientras otros buscan ofrecer una recompensa a sus hijos por el esfuerzo realizado durante el primer trimestre. Esto es comprensible considerando que ellos no entienden las compensaciones en diferido, sino que prefieren la inmediatez.

Con los obsequios que le dan el Día de Reyes alcanzan otros objetivo. Representan el gesto que estos tres personajes tuvieron al otorgarle mirra, incienso y oro al Niño Dios. En las viviendas más religiosas se estima mucho este hábito, e incluso se inculca generación tras generación. 

¿Cuál de los dos es mejor día para obsequiar?

Sin caer en discusiones sobre cuál de los dos días se debe o no regalar, los especialistas en psicología instan a no poner como excusa los acontecimientos suscitados en esas fechas, para atiborrar a los peques de regalos. La sugerencia es brindar un detalle en Navidad y el grueso de los obsequios en Reyes o viceversa, pero siempre evitar el exceso de juguetes.

La principal razón, es que los infantes no pueden asimilar tantos objetos. Teniendo tanta variedad, se mostrarán incapaces de divertirse con uno durante un día entero. Además, se vuelven materialistas, exigentes, caprichosos y la emoción de recibir un obsequio irá mermando.

Aunque se alza como una situación difícil de manejar por los parientes, se sugiere que el niño reciba sólo cuatro regalos: uno que pueda llevar puesto (zapatos, ropa y complementos…), otro que pueda leer (un cómic, revista o libro acorde con su edad y gustos particulares), un tercer elemento que anhelen con fervor (una bici, un lego…), y una cuarta pieza que cubra sus necesidades o incremente sus destrezas (un kit de pintura o un instrumento musical). Este último regalo se presta para reemplazar algo que se haya desgastado o roto. Aquí tendrás que centrarte en utilidad.

Aunque a los infantes les anime el hecho de contar con obsequios en estos momentos, hay quienes opinan que lo importante es inculcarles valor por lo que se conmemora: La Epifanía del Señor, la adoración de los Reyes al Niño y la llegada de Jesús para la salvación.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...