Veganismo, ¿existe riesgo en embarazadas y bebés?

Cada vez más personas evitan comer alimentos derivados de los animales, pero esto plantea preguntarse si existe riesgo en embarazadas y bebés. Es un debate que se lleva a cabo desde hace algunos años con dos posturas claramente opositoras y con agencias de salud y nutrición cuyas conclusiones varían dependiendo del país.

Dieta vegana para niños

Especialmente en los dos últimos años, el veganismo ha adquirido un gran protagonismo, cada vez más consumidores buscan opciones alimentarias que no sean de origen animal, pero también crece el vegetarianismo y el flexitarianismo, movimiento en el que los consumidores no renuncian a los alimentos de origen animal, pero los consumen de forma ocasional. Hablando del veganismo, su auge y gran crecimiento (algunos estudios indican que este será el año de lo vegano), se vuelve a poner sobre la palestra un debate que se mantiene desde hace años, ¿existe riesgo en embarazadas y bebés? ¿Pueden seguir estos dos grupos poblacionales la dieta vegana sin que afecte a su salud?

Las agencias reguladoras tienen respuestas variadas a estas preguntas, así, la Academia Americana de Nutrición y Dietética asegura que una alimentación libre de productos de origen animal es apropiada en cualquier ciclo de la vida, pero apuntando que es necesario que la dieta sea informada y planificada, lo mismo consideran las agencias de España y Canadá. En cambio, la agencia de Reino Unido no recomienda que los menores de dos años sigan esta dieta, la agencia de Bélgica advierte del peligro de este estilo de alimentación y ha elaborado un informe crítico sobre ello.

En nuestro país, el Consejo de Colegios de Nutricionistas considera que es posible desarrollarse y crecer desde el veganismo, siempre que a los bebés no se les prive de la lactancia materna, ya que es fuente de hierro, calcio, proteínas y otros elementos para el correcto desarrollo y estado de salud. A pesar de esta consideración, se apunta la necesidad de que la alimentación de la madre sea correcta, ya que de ella depende la calidad de la leche materna.

Es necesario que los niños tomen suplementos de vitamina D, B12, hierro, calcio, etc., dado que no todas las personas metabolizan igual los nutrientes, es imprescindible que los padres se informen y se dejen orientar. Cierto es que se dice que los niños pueden seguir una dieta vegana sin ver comprometida su salud, pero ello no quiere decir que se aconseje esta dieta en los bebés, ya que las agencias de salud no ven la dieta vegana más saludable que la omnívora. Algunos expertos manifiestan entender que los padres quieran comer alimentos que no proceden del sacrificio de animales, pero una dieta vegetariana que incluya huevos y leche sería más equilibrada y completa para los más pequeños, no obstante, con esta dieta aún se seguiría necesitando un suplemento de vitamina B12.

La Sociedad Alemana de Nutrición (DGE) lanzó a principios de año nuevas recomendaciones sobre la cantidad de vitamina B12 que deben tomar veganos y vegetarianos, un suplemento que debe ser obligado para evitar problemas de salud y con el que se ha de prestar especial atención durante el embarazo o la lactancia materna, etapas en las que hay que asegurarse de que se toma la cantidad suficiente de esta vitamina para satisfacer las necesidades del organismo.

En países como Bélgica se advierte de los riesgos de que los más pequeños sigan una dieta completamente vegana, ya que se pueden producir carencias que podrían provocar retrasos en el crecimiento y desarrollo de los niños, además de afectar a su salud. Merece la pena recordar casos como la niña italiana de tres años que tuvo que ser ingresada en el hospital por tener un nivel muy bajo de hemoglobina, sufrir problemas de motricidad o falta de reflejos debido a la dieta vegana. También se puede citar otro caso en este país en el que unos padres proporcionaban a su bebé de 12 meses una dieta vegana que le causó, entre otros problemas, un severo cuadro de desnutrición y carencia grave de calcio, pero estos son sólo dos ejemplos de muchos que hacen pensar sobre la idoneidad de que bebés y niños pequeños sigan esta dieta.

Muchos nutricionistas se preocupan por el aumento del seguimiento de las dietas veganas, pero no por los adultos, sino por los niños, consideran que no deben seguir este tipo de dietas estrictas. Hay que decir que es posible que la mayoría de los veganos de hoy en día siguieran una dieta normal en su infancia, lo que ha permitido que hayan contado con todos los nutrientes necesarios para su desarrollo. En el caso de los niños de hoy en día, se les puede estar privando de elementos esenciales que consideran que los aportan otros alimentos, y aunque sí es verdad que los aportan, ni se reciben en la misma cantidad ni se procesan igual que si proceden de alimentos de origen animal, por lo que es imprescindible que los padres que quieran que sus hijos sean veganos (al menos hasta que tengan conocimiento y puedan decidir por sí mismos), se asesoren con dietistas-nutricionistas que pauten una dieta que cubra todos los requerimientos en su desarrollo y crecimiento.

A medida que el seguimiento de la dieta vegana se extienda, el debate se recrudecerá por lo que es necesario sentar unas bases claras y definidas a nivel internacional que permitan satisfacer a los veganos, pero también las necesidades de bebés, niños y embarazadas. Os recomendamos leer este artículo de El País sobre el tema para ampliar un poco más la información.

Foto | Stephanie Chapman

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...