Uno de cada siete bebés nace con bajo peso

Según los resultados de un estudio sobre la prevalencia del bajo peso al nacer, es un problema que afecta a uno de cada siete bebés que nacen en el mundo. Para la OMS y otras organizaciones, se trata de un grave problema de salud que sólo se puede abordar con más implicación y poniendo en marcha una serie de medidas establecidas en un marco internacional.

Bajo peso al nacer

Un nuevo informe elaborado por la OMS (Organización Mundial de la Salud), Unicef (Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia) y la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, concluye que en el mundo, aproximadamente uno de cada siete bebés nace con bajo peso. Se trata de un problema que año tras año va a más y se ha convertido en un importante desafío de salud.

El bajo peso al nacer incrementa significativamente la probabilidad de muerte en los bebés, según las cifras, más del 80% de los 2’5 millones de bebés que nacen cada año con bajo peso fallecen, y los que sobreviven se enfrentan a un mayor riesgo de sufrir retraso en el crecimiento, a mayores probabilidades de sufrir diferentes problemas de salud como las enfermedades cardiovasculares, la diabetes, etc. Los expertos comentan que el bajo peso al nacer es un problema complejo en el que participan una restricción en el crecimiento intrauterino y un parto prematuro, de ahí que sea necesario entender las causas subyacentes del problema en cada país, ya que pueden ser distintas.

Por ejemplo, en el sur de Asia, un gran porcentaje de bebés con bajo peso al nacer, vienen al mundo con un parto a término, pero lamentablemente han sufrido una restricción del crecimiento intrauterino, algo que está asociado a la desnutrición materna e incluso al retraso en el crecimiento materno. Por el contrario, el parto prematuro es la principal causa de bajo peso al nacer en regiones con muchos embarazos adolescentes, donde existe una alta prevalencia a sufrir infecciones, donde se realizan más tratamientos de fertilidad, o donde se realizan muchas cesáreas, como, por ejemplo, en Brasil.

El informe apunta que casi tres cuartas partes de los nacimientos con bajo peso se produjeron en el sur de Asia y el África subsahariana, pero es también un problema importante en los países desarrollados con ingresos elevados en Europa, América del Norte, Nueva Zelanda y Australia. Un dato interesante que se apunta es que los países con ingresos elevados no han tenido prácticamente ningún progreso para reducir la tasa de bebés que nacen con bajo peso.

Según el documento, se deben llevar a cabo diversas acciones para reducir la incidencia del bajo peso al nacer, para ello es necesario seguir una estrategia global integral que incluya la mejora del estado nutricional de las futuras mamás, el tratamiento efectivo de afecciones que están asociadas al embarazo, como puede ser la preeclampsia, ofrecer una atención materna adecuada y de calidad, tener disponibles servicios clínicos perinatales y contar con el apoyo social.

Los expertos explican que la atención médica asequible, accesible y adecuada es fundamental para prevenir y tratar el bajo peso al nacer, la reducción de la muerte, las enfermedades y las discapacidades en los recién nacidos sólo se pueden acometer si la atención que se brinda al embarazo está totalmente integrada con la atención que reciben los bebés con bajo peso al nacer.

El informe de la OMS que podéis leer en este enlace (Pdf) es extenso y se puede decir que se trata de una radiografía actual sobre las causas que provocan el bajo peso al nacer, un problema que según los responsables de la investigación, podría reducir su prevalencia con un compromiso global para adoptar las medidas antes indicadas.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...