Unas bifidobacterias infantiles producen un metabolito clave que aumenta la inmunidad

Un grupo de investigadores ha descubierto que las bifidobacterias infantiles bifidobacterias B. longum BB536, B. breve M-16V y B. infantis M-63, producen grandes cantidades de un metabolito clave que aumenta la inmunidad de los bebés, el ácido indol-3-láctico (ILA).

Ácido indol-3-láctico (ILA)

Una investigación realizada por la compañía japonesa de productos lácteos Morinaga Milk Industry, ha descubierto que unas bifidobacterias infantiles denominadas bifidobacterias residenciales humanas (Human-Residential Bifidobacteria (HRB)), producen un metabolito clave que aumenta la inmunidad denominado ácido indol-3-láctico (ILA). Los investigadores comentan que el descubrimiento es un paso más para la comprensión de los beneficios que proporcionan estas bacterias al organismo de los bebés.

Los resultados de la investigación muestran que las cepas de las bifidobacterias de tipo infantil HRB podrían ser candidatas para diseñar mejores probióticos para la alimentación infantil, ya que se trata de unas bacterias compatibles con la leche materna que son capaces de utilizar sus oligoacáridos y son muy tolerantes a la lisozima, una enzima bactericida que frena las infecciones y que está presente en la leche materna.

Los expertos comentan que en los últimos 20 años se han realizado muchos intentos para imitar el comportamiento de la microbiota intestinal de los bebés alimentados con leche materna, en bebés que son alimentados con leche de fórmula. La empresa comenta que esto guarda relación con el deseo de los padres de alimentar a los bebés con alimentos que contienen ingredientes funcionales de calidad, como los probióticos y los prebióticos, como un medio para promover el crecimiento y desarrollo de los bebés.

Pero lo cierto es que los avances, aunque beneficiosos, guardan relación con el deseo de poder ofrecer una mejor leche de fórmula que la que ofrecen las empresas de la competencia. Para los bebés que no pueden tomar leche materna es un gran avance, pero si pueden ser amamantados, lo mejor es que tomen leche materna, ya que contiene todo lo que necesita un bebé para desarrollarse, crecer y reforzar su sistema inmunitario.

Los expertos habían estudiado previamente el papel funcional de la Bifidobacteria HRB de tipo infantil en la salud de los bebés, descubriendo y examinando los distintos tipos de metabolitos producidos por las distintas cepas bifidobacterianas. Se constató que las bifidobacterias B. longum BB536, B. breve M-16V y B. infantis M-63, producían niveles más elevados de ácido indol-3-láctico que otras especies. Hay que decir que, aunque se sabe que el mencionado ácido está implicado en el desarrollo del sistema inmunitario de los bebés, los expertos no tienen claro su significado biológico, lo que obliga a seguir estudiando el tema en profundidad.

Los investigadores creen que el descubrimiento realizado es un gran avance en el campo de la alimentación artificial, ya que se agrega un valor añadido a los productos de nutrición infantil. Dado que día a día crece la demanda de alimentos más saludables y beneficiosos para los bebés, se espera que, con este tipo de descubrimientos, el mercado de la nutrición infantil crezca rápidamente, al menos en Japón. Pero, lo dicho, la mejor alternativa es la lactancia materna y no se necesita investigar ni mejorar su fórmula.

De momento, la empresa comenta que continuará investigando para tener un mayor conocimiento de cómo actúa el ácido indol-3-láctico en la salud infantil y en la mejora del sistema inmunitario, para ello cuenta con cuatro cepas de bifidobacterias que son las más adecuadas para llevar a cabo la investigación. Parece evidente que existe una carrera competitiva en la que empresas de alimentación infantil, universidades e instituciones trabajan para ofrecer los mejores productos artificiales para los bebés, recordemos, por ejemplo, que Nestlé presentó hace un par de años leche de fórmula con dos oligosacáridos de leche materna, o el descubrimiento de un compuesto bactericida de la leche materna que se postula como ideal para incluirlo en la leche de fórmula.

Podéis conocer todos los detalles de la investigación a través de este artículo publicado en la revista científica Microorganisms.

Foto | Peter Dutton

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...