Una proteína presente en la leche materna protege al bebé de la Enterocolitis necrosante

Una investigación determina que los bebés que no toman leche materna tienen hasta un 30% más de posibilidades de sufrir Enterocolitis necrosante. Esto se debe a que la leche contiene una proteína denominada neuregulina-4 (NRG4), que tiene la capacidad de bloquear el daño intestinal inflamatorio que puede derivar en la enfermedad mencionada.

Beneficios de la lactancia

A lo largo de estos años hemos ido nombrando muchas de las propiedades y beneficios que ofrece la leche materna a los bebés, y a medida que avanza la ciencia y la investigación, se siguen encontrando nuevas propiedades que muestran lo beneficiosa y valiosa que es la leche materna. Hoy conocemos un estudio en el que se determina que una proteína presente en la leche materna protege al bebé de la Enterocolitis necrosante, enfermedad gastrointestinal que aparece en los bebés y especialmente en los bebés prematuros, causante de la inflamación y destrucción de una parte del intestino.

La proteína presente en la leche materna que puede prevenir esta enfermedad se denomina neuregulina-4 (NRG4), proteína también implicada en la activación de los receptores de tipo 1 del factor de crecimiento. Esta enfermedad causa la muerte de un 30% de los bebés que la contraen y aquellos que logran sobrevivir, deben sufrir la extirpación de una parte del intestino o recibir alimentación por vía intravenosa. Es interesante destacar que la leche de fórmula no contiene esta proteína protectora, es uno de tantos elementos diferenciadores que demuestran que la leche de fórmula no se puede equiparar a la leche materna.

Ya se sabía que alimentar a los recién nacidos con leche de fórmula incrementaba el riesgo de que sufrieran Enterocolitis necrosante, por lo que para reducir ese riesgo es muy recomendable que los bebés tomen leche materna, este es un motivo más para que aquellas madres que no quieren amamantar a sus bebés, que recapaciten en favor de la salud y buen desarrollo de sus bebés.

Los expertos del Hospital Pediátrico de Los Ángeles explican que dado que esta enfermedad es grave y no tiene un tratamiento efectivo, decidieron evaluar el potencial terapéutico de la proteína cuyo receptor se localiza en el intestino. Descubrieron que la ausencia de la neuregulina-4 le negaba al organismo un mecanismo normal de protección en un intestino inmaduro. Un bebé que no recibe esta proteína y que sufre una infección o lesión intestinal, podría tener un mayor riesgo de sufrir una afección peligrosa y letal, la NRG4 tiene la capacidad de bloquear el daño intestinal inflamatorio manteniendo las células necesarias para poder renovar el revestimiento de la zona afectada por una infección o lesión.

En la investigación se ha analizado la leche materna, tejido intestinal infantil y se han realizado pruebas con animales de laboratorio, los resultados no dejan lugar a duda, la proteína es muy importante para el sistema digestivo de los bebés. Podéis conocer todos los detalles de la investigación a través de este artículo publicado en la revista científica American Journal of Pathology.

Foto | Christyscherrer

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...