Un nivel elevado de ácido fólico en el embarazo podría proteger a los niños de la presión arterial elevada

Según los resultados de una investigación, las mujeres embarazadas que sufren obesidad, diabetes o hipertensión, si tienen un elevado nivel de ácido fólico, se reduce en un 40% el riesgo de que los niños puedan sufrir hipertensión. El estudio encontró la relación pero no se ha podido constatar si existe causalidad, por lo que probablemente se seguirá investigando el tema.

Hipertensión infantil

Hoy conocemos una investigación desarrollada por expertos de la Universidad de Boston (Estados Unidos) que relaciona un nivel elevado de ácido fólico en el embarazo con el menor riesgo de presión arterial elevada en los niños. Según los investigadores, la prevalencia de la hipertensión en la infancia se ha incrementado notablemente en el país, sobre todo entre los afroamericanos, esto es motivo de preocupación, por lo que se investiga sobre el origen de la hipertensión en los más pequeños.

Los resultados del estudio muestran que esta relación se da siempre que las madres tengan factores de riesgo de una enfermedad cardíaca. A raíz de los resultados, se plantea la posibilidad de evaluar precozmente el riesgo de enfermedad cardíaca antes de la concepción y el embarazo, ya que de este modo se podría prevenir en los niños el riesgo de que sufrieran hipertensión.

En la investigación se realizó un seguimiento a 1.290 madres y a sus respectivos hijos, desde el nacimiento en el Centro Médico de Boston, y hasta que los niños cumplieron nueve años de edad, entre el año 2003 y el año 2014. Un 20% eran hispanos y dos tercios afroamericanos. Se analizó el nivel de ácido fólico de las madres, la presencia de factores de riesgo de sufrir una enfermedad cardíaca, como por ejemplo la obesidad, la hipertensión y la diabetes durante el embarazo, y cómo estos factores podrían afectar a la presión arterial de los niños.

Los resultados muestran que un 29% de los niños tenían una presión arterial elevada entre los tres y nueve años de edad, y tenían más probabilidades de tener una madre con cualquiera de las enfermedades antes mencionadas. A esto hay que añadir que los pequeños tuvieron mayor riesgo de sufrir un bajo peso al nacer, nacer con un IMC (Índice de Masa Corporal) más elevado, o nacer con una edad gestacional más baja, a las 38 semanas en vez de las 40 semanas.

Tras cotejar la información con los niveles de ácido fólico presente en la sangre de las madres, se constató que un nivel elevado se asociaba a un 40% menos de riesgo de que los niños sufrieran hipertensión. Pero también se constató como ya hemos indicado, que tener un nivel elevado de ácido fólico sólo reducida el riesgo si la madre tenía factores de riesgo de enfermedad cardíaca. Los investigadores explican que a pesar de que se ha encontrado una relación, no se ha podido determinar si existe causalidad, por lo que es de suponer que se realizarán nuevos estudios para profundizar en el tema.

Hay que recordar que otros estudios han relacionado el exceso de ácido fólico en el embarazo con el mayor riesgo de que el bebé pueda sufrir un trastorno del espectro autista, o la posibilidad de sufrir problemas cognitivos. Con esto queremos decir que el ácido fólico no se debe considerar como un modo en el que una mujer embarazada con obesidad, diabetes o presión arterial elevada, pueda prevenir la hipertensión en su fututo bebé. Todo se ha de tomar en su justa medida, para evitar problemas en los bebés lo mejor es seguir una dieta sana y equilibrada, tener un peso saludable, realizar ejercicio físico regularmente, evitar malos hábitos, etc.

Podéis conocer todos los detalles de la investigación a través de este artículo publicado en la revista científica American Journal of Hypertension.

Foto | Storyvillegirl

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...