Un éxito de la medicina: Tratamiento de la Hipertensión Pulmonar con Sildenafil (Viagra)

hipertension-pulmonar-neonato

La maduración de los pulmones del bebé se da naturalmente a medida que se acerca la fecha de parto, para ello, ya sobre las semanas 24 a 28 de gestación, en los pulmoncitos en desarrollo del feto, se comienza a segregar una sustancia con fines de maduración; esta es el llamado surfactante. Esta sustancia es un tensioactivo que impide el “colapso” del pulmón al soltar el aire.

Generalmente, cuando un bebé sano nace, todo sus sistema respiratorio ya está adaptado para la respiración, pero hay casos en que el bebé nace prematuramente, el alumbramiento se da antes de la fecha prevista y sus pulmones están inmaduros. La inmadurez pulmonar torna rígida la estructura del pulmón, impidiendo que éste logre absorber el oxígeno necesario para vivir. La hipertensión pulmonar es uno de los posibles riesgos de una cesárea practicada con urgencia y afecta al bebé, que, no apto para respirar (el pasaje por el canal de parto ayuda a madurar los pulmones), retorna a la circulación fetal que es inversa a la necesaria para la vida fuera del útero.

Un complemento de oxígeno al cabo de unas horas puede ser suficiente en la mayoría de los casos, pero siempre hay un porcentaje de bebés que no responden a este tratamiento y requieren de otro tipo de recursos médicos. Son casos que pueden necesitar ventilación asistida y estudios mayores. La falta de madurez pulmonar en el recién nacido puede deberse a un problema en la membrana hialina o a una hipertensión pulmonar.

En caso de cesáreas programadas antes de la fecha de parto, el médico suele administrar a la madre una inyección de un corticoide que provoca un incremento notorio en la segregación natural de surfactante en el bebé dentro del vientre. Esta aplicación previene el nacimiento del bebé con pulmones inmaduros e incluso se comienza a administrar con regularidad en casos de riesgo de alumbramiento antes de fecha.

Una de los tratamientos farmacológicos que aceleran la maduración pulmonar en neonatos que no responden a las terapias convencionales, es la administración de sildenafil (viagra). Los resultados han sido catalogados como muy interesantes y se cree ha ayudado a mejorar las cifras de recuperación de neonatos en centros hospitalarios especializados. Se ha utilizado en los casos de hipertensión pulmonar neonatal con muy buenos resultados.

La hipertensión pulmonar en neonatos comienza con una disnea al cabo de unas horas del nacimiento y piel ligeramente azulada en los labios y en la nariz, se percibe que no es normal su respiración. También puede observarse un ronquido y ausencia de llanto. El bebé que presenta un cuadro de hipertensión pulmonar se desmejora en los minutos que siguen al parto, suele nacer bien e ir desmejorando con el tiempo. Por esa razón, es importante que la mamá no se encuentre sola con el bebé recién nacido, pues ella puede estar un poco confundida por todo lo que ha pasado con el parto o cesárea y no notar estos detalles en el bebé.

La hipertensión pulmonar puede ser primaria (cuando hay una razón física que la provoca, una causa interna como puede ser el retardo en el cierre del ductus venoso) o secundaria (cuando una infección o alguna otra causa externa la causa). En ambos casos, la utilización de sildenafil ha resultado beneficiosa para permitir que el pulmón intercambie mejor los gases.

Cuando un bebé sufre un episodio de hipertensión pulmonar primaria o secundaria, acelera la respiración para intentar captar oxígeno porque, pese a que se le administre oxígeno puro, no “entra” al organismo por la textura “rígida” del pulmón. Un pulmón sano es esponjoso y flexible, características mecánicas necesarias para el intercambio de gases.

Como terapia extrema ante un caso de pulmones ineficientes para respirar está la respiración extracorpórea (ECMO), una técnica que requiere un centro muy especializado y que no está disponible en todos los lugares. Por eso se atribuye al sildenafil (una alternativa fácil y económica que comenzó a utilizarse en esta década) un buen número de casos de éxito frente una hipertensión pulmonar (también conocida como hipertensión fetal persistente) en el recién nacido.

Foto: Daquella Manera

Más información: prematuros.cl

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...