Un azúcar presente en la leche materna protege al bebé del estreptococo del grupo B

Periódicamente aparecen nuevas investigaciones que muestran los grandes beneficios que ofrece la lactancia materna. Hoy conocemos un estudio que muestra que un tipo de azúcar específico presente en la leche materna protege de la acción del estreptococo del grupo B (Streptococcus agalactiae), y a su vez, contribuye a la proliferación de las bacterias beneficiosas presentes en el intestino del bebé.

Composición de la leche materna

Según un trabajo de investigación realizado por expertos del Imperial College de Londres (Reino Unido), un azúcar presente en la leche materna protege al bebé del estreptococo del grupo B (Streptococcus agalactiae), un tipo de bacteria que puede provocar en los recién nacidos septicemia, meningitis o neumonía, entre otras enfermedades. Este tipo de infecciones son graves y pueden llegar a causar la muerte del bebé.

El azúcar específico es el denominado lacto-N-fucopentaose I, además de actuar contra bacterias como el rotavirus o el Streptococcus agalactiae, es una importante fuente de alimento para las bacterias beneficiosas presentes en la flora intestinal del bebé, lo que mejora el sistema digestivo y el sistema inmunológico. Los expertos comentan que esta es una razón más para poner en valor la superioridad nutricional de la leche materna, que ofrece beneficios para la salud de los niños a largo plazo que ninguna otra leche de fórmula ha sido capaz de igualar.

Cierto es que algunas compañías trabajan para incluir en la leche de fórmula determinados azúcares presentes en la leche materna, pero los investigadores explican que esto es muy difícil de conseguir, es muy complicado replicar la composición de azúcares presentes en la leche materna, por lo que actualmente esta posibilidad no está disponible.

Las fórmulas experimentales que se han desarrollado contienen dos compuestos presentes en la leche materna, pero hay que tener en cuenta que son decenas de compuestos los que sería necesario replicar para que la leche de fórmula se acercase a los beneficios que brinda la leche materna. A todo esto hay que sumar que la leche materna evoluciona y cambia su composición a medida que el bebé se desarrolla, esto es otro aspecto muy complicado de replicar.

Los expertos explican que en el Reino Unido, el estreptococo del grupo B es la principal causa de infección en los tres primeros meses de vida del bebé. Por otro lado, hasta un 26% de los bebés prematuros o que nacen con bajo peso, experimentan uno o más episodios de infección durante su estancia en el hospital, con la leche materna que incluyera el mencionado azúcar, se podría reducir esta tasa.

En regiones como el África subsahariana, el patógeno se ha convertido en una casusa de infección importante en los recién nacidos, por ello se realizó un estudio en Gambia buscando una disposición genética específica denominada Sistema del antígeno de Lewis. Los investigadores explican que este perfil genético juega un papel muy importante en la determinación y composición de los azúcares presentes en la leche materna. En este estudio se constató que las mujeres que producen más tipos de azúcares en la leche materna tienen bebés menos propensos a heredar esta bacteria de la madre o a sufrir las infecciones antes citadas.

El efecto protector de la lacto-N-fucopentaose I es tal, que en un plazo de 89 días lograba eliminar del intestino del bebé la presencia de la bacteria. Claro, que no todas las madres producen este tipo de azúcar, se calcula que sólo lo hacen el 50% de las madres de todo el mundo, por lo que sería interesante poder estimular de algún modo la producción de este azúcar en la leche de todas las madres.

Los investigadores comentan que se trata de una investigación que se encuentra en su fase inicial, pero demuestra lo compleja que es la composición de la leche materna y todos los beneficios que puede llegar a brindar al bebé para su desarrollo, protección, etc. Este azúcar alimenta a las bacterias beneficiosas para que florezcan y sean dominantes a nivel presencial en el intestino, lo que deja fuera de competencia a las bacterias perjudiciales. Queda aún mucho por investigar, como ya hemos comentado en otras ocasiones, periódicamente aparecen nuevas investigaciones que suman beneficios y muestran lo importante que es amamantar a los bebés. Podéis conocer más detalles de la investigación a través de este artículo publicado en la revista científica Clinical & Translational Immunology.

Foto | moppet65535

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...