Un ángulo de 45º en la cama de la madre facilita la respiración del bebé en el contacto piel con piel

Un estudio concluye que en el contacto piel con piel tras el nacimiento del bebé, es recomendable colocar la cama con una elevación de 45º, ya que facilita la respiración del bebé y se reduce el riesgo de que pueda sufrir un colapso neonatal súbito e inesperado.

Método canguro

Hoy conocemos los resultados de un estudio realizado en 10 hospitales españoles y coordinado por expertos del Hospital 12 de Octubre de Madrid, en el que se concluye que un ángulo de 45º en la cama de la madre facilita la respiración del bebé en el contacto piel con piel. Según los investigadores, los episodios de saturación de oxígeno inferior al 90% en el bebé durante las dos primeras horas tras el parto, se reducen hasta un tercio si se sigue esta maniobra, en comparación con los bebés cuyas madres están incorporadas en una cama cuyo ángulo de elevación es de 15º.

Algo tan simple como aumentar la inclinación de la cama durante el contacto piel con piel, contribuiría a favorecer la estabilidad hemodinámica y respiratoria del recién nacido, por lo que se reduciría la aparición de un colapso neonatal súbito e inesperado, donde se produce un compromiso cardiorrespiratorio que necesita de maniobras de resucitación, teniendo como desenlace la muerte o el desarrollo de encefalopatía.

Los expertos explican que un 80% de los recién nacidos, sea por parto natural o cesárea, son colocados en contacto con la piel de la madre nada más nacer, o en los cinco primeros minutos después del parto. Esta práctica aporta muchos beneficios para el recién nacido, favorece la adaptación a la vida extrauterina, contribuye a la regulación térmica del bebé, la regulación de la glucemia y la estabilidad cardiorrespiratoria, disminuye el estrés y el tiempo de llanto, favorece que el pequeño se agarre al pecho, se amplía el tiempo de lactancia materna, etc.

La madre también obtiene beneficios, además de poder estar junto a su bebé, se reduce su nivel de estrés y ansiedad, contribuye a establecer un vinculo más sólido, etc. Claro, que los expertos explican que el procedimiento debe realizarse de forma segura y supervisada, la razón es que se ha puesto de manifiesto que en los paritorios y las maternidades, se han incrementado los episodios de colapso postnatal súbito e inesperado.

Teniendo en cuenta los resultados del estudio y con el fin de poder reducir el mencionado problema y maximizar los beneficios, sería conveniente que el personal sanitario se encargase de que la madre se colocara en la posición recomendada en el contacto piel con piel. Los expertos comentan que las dos primeras horas de vida del bebé son las más críticas, pero se podría extender este tiempo hasta las 24 horas, de ahí que se crea necesario que se protocolice el contacto piel con piel.

Por ello, es necesario informar a los padres sobre esta práctica y contar con su consentimiento y colaboración. Una posición correcta del recién nacido reducirá significativamente el riesgo de que las vías respiratorias se obstruyan, y se pueda producir un colapso neonatal súbito e inesperado. Podéis conocer más detalles de la noticia a través de este comunicado (Pdf) de la Asociación Española de Pediatría (AEP).

Foto | Mamma Loves

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...