Un 50% de las asociaciones pediátricas asiáticas han recibido financiación de los fabricantes de leche de fórmula

Según una investigación publicada en BMJ Journals, hasta un 50% de las asociaciones pediátricas asiáticas podrían tener conflicto de intereses al haber recibido financiación de los fabricantes de leche de fórmula, algo que condena la Asamblea Mundial de la Salud.

Leche de fórmula en Asia

Desde hace tiempo se denuncian prácticas de marketing desleales en la comercialización de la leche de fórmula, especialmente en el mercado asiático dado que se trata de uno de los mercados de mayor crecimiento en el segmento de los alimentos infantiles. Pero no se trata sólo de prácticas de marketing desleales, las empresas del sector llevan tiempo tratando con las asociaciones pediátricas asiáticas a fin de ganarse su favor. En este sentido, hoy conocemos una investigación que revela que hasta un 50% de las asociaciones pediátricas asiáticas han recibido financiación de los fabricantes de leche de fórmula.

Este tipo de actuaciones van en contra de lo recomendado por la Asamblea Mundial de la Salud que en 2016 presentó una resolución en la que se instaba a los Estados miembros de esta organización, a poner fin a la promoción inadecuada de los alimentos para bebés y niños pequeños, reafirmando la necesidad de promocionar la lactancia materna en exclusiva durante los primeros seis meses de vida.

Las asociaciones pediátricas de diversos países asiáticos habrían recibido dinero procedente de empresas que elaboran sustitutos de la leche materna, lo que irremediablemente provoca un conflicto de intereses cuyo alcance afecta a la lactancia materna y beneficia a estas empresas. Según los datos del estudio, las empresas habrían financiado revistas, boletines, conferencias, becas, subvenciones, premios y, quizá, otras cuestiones que se desconocen. Según los expertos, hasta un 60% de diversas asociaciones estudiadas reconocían haber contado con alguna forma de financiación por parte de las empresas que elaboran leche de fórmula, a esto se suma que la mitad de las asociaciones pediátricas reconocen haber recibido financiación.

En este primer estudio que documenta sistemáticamente el alcance del mencionado conflicto de intereses, se apunta como ejemplo China, en ese país supuestamente se pagó a los trabajadores sanitarios para que recomendaran las formulas infantiles a las mujeres que estaban embarazadas y a las que acababan de tener un bebé, lo mismo se ha detectado en Bangladés, donde se aconsejaba la leche de fórmula sin que las madres hubieran recibido un asesoramiento previo de la lactancia materna.

Los expertos comentan que a pesar de la importancia constatada de la lactancia materna y el reconocimiento generalizado de que las influencias comerciales son contraproducentes, una parte de los profesionales de la salud y las asociaciones pediátricas nacionales y regionales de los países asiáticos aceptan fondos de compañías que fabrican y distribuyen leche artificial. Esto no debería ocurrir, las asociaciones pediátricas deberían funcionar sin ningún tipo de influencia comercial.

Una limitación del estudio es el hecho de que toda la información examinada procede de la red, no se ha hablado directamente con las asociaciones para confirmar la información encontrada. Por otro lado, es probable que falte información, ya que es difícil seguir la pista al dinero procedente de las empresas, muchos fondos no se documentan en los sitios web, lo que podría representar una subestimación de la realidad, es decir, quizá el porcentaje de asociaciones pediátricas que sufran el conflicto de intereses sea mucho mayor.

Por supuesto, la industria de los alimentos infantiles ha contestado a la investigación, asegurando que las asociaciones pediátricas y los profesionales de la salud han sido claves para educar a las madres sobre las necesidades nutricionales de los bebés y que la relación que tienen con estos profesionales es la adecuada. Eso es como no contestar nada, además, ¿qué van a decir? No van a reconocer una acusación de estas características. El CEO del Consejo de Nutrición Infantil comenta que el Código de la OMS tiene un papel esencial en la prestación de asesoramiento sobre la alimentación infantil incluyendo fórmula infantil por parte de las empresas, es por ello que debe existir una relación entre ambas partes.

Será interesante que los responsables de este estudio que podéis leer en este artículo publicado en BMJ Journals, sigan investigando y puedan poner al descubierto la existencia de este tipo de actuaciones (si existen) que van en contra de la lactancia materna.

Foto | Nelson Kwok

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...