Trucos para que tu bebé se sienta más relajado

Unos chicos tienen un nivel de actividad más intenso que otros. Es por ello que tal vez les resulte una tarea difícil llevar al bebé a la cama. Que se calmen y relajen puede ser una tarea sencilla con estos pasos.

Haz que tu bebé se sienta relajado

La llegada de un bebé a casa puede ser uno de los momentos más felices de la vida. Sin embargo, lidiar con ellos puede que no sea muy fácil. Aunque cada uno es y se comporta diferente, muchas veces resulta complicado lograr que el pequeño permanezca tranquilo y relajado. Afortunadamente, hay trucos que han resultado ser muy prácticos y eficientes.

Lo primero que se debe considerar, es que durante los primeros meses de vida el chico apenas se está adaptando al entorno. Ya no se encuentra en el vientre materno donde todo era silencioso y confortable, y eso genera ciertas reacciones. El llanto, por ejemplo, es una manera de expresar sus emociones e incomodidades. La mayoría se calma cuando ven satisfechas sus necesidades básicas (alimento, sueño, cambio de pañal…) Pero otros necesitan ayuda especial.

Hay peques que son muy activos, es decir, que no duermen lo suficiente en las mañanas y se les ve despiertos y juguetones. Cuando esto ocurre, los padres suelen cansarse y les cuesta conseguir que el bebé haga sus siestas o se mantenga quieto. Generalmente esto se debe a su imposibilidad para regular su reloj biológico. ¿Qué hacer? A continuación algunas claves para hacer que el niño se relaje. 

¿Cómo hacer que el niño se sienta relajado?

Para contrarrestar las exigencias del chico, es fundamental que los padres también se relajen y actúen con calma. Que el bebé sea más activo no es un problema, nada está mal. El llanto es una forma de llamar la atención. No hay que desesperarse. Igualmente, es más sencillo calmar a un bebé si quienes lo hacen están calmados. Es casi un hecho que la situación será temporal.

Crear rutinas es una técnica que brinda resultados sorprendentes. La idea, es que el bebé se habitúe a costumbres y acciones que terminarán con su ida a la cuna. Así que lo mejor será estructurar unos pasos, para que a la larga entienda lo que conllevan.

Por ejemplo, darle un baño corto con agua tibia, vestirle y abrigarle para dormir, puede ayudarles a conciliar el sueño. Si tomas 30 minutos para acunarle, cantarle o leerle un cuento y luego llevarle a la cama, comprenderá que es hora de descansar. Todo esto es recomendable hacerlo después de darle de cenar. Que asocie comida con sueño directamente no suele ser efectivo.

Estimulación adecuada

Numerosos expertos aconsejan masajear al bebé para promover la relajación. Con un aceite especial para infantes puedes presionar con suavidad sus piernas, brazos, espalda y cabeza. El contacto físico con el pequeño liberará las tensiones de su cuerpo, y servirá para estrechar el vínculo. La constancia es imprescindible. Recuerda que la intención es crear un hábito.

Usar la música para apaciguar el ánimo es una táctica que resulta efectiva hasta con los adultos. Si cantar no es lo tuyo, en el mercado existen compilaciones a la venta que resultan fabulosas para lograr el objetivo. Coloca un disco con canciones instrumentales y suaves, y mece entre tus brazos al pequeño. Es casi seguro que en poco rato caerá rendido.

Ten en cuenta que si no estimulas lo suficiente durante el día al bebé, en la noche le sobrará energía. Hazlo brincar sobre tus rodillas, oblígale a alcanzar su juguete preferido y hazlo gatear. Con esto estará cansado para la noche. Igualmente, hablarle mucho y decirle palabras cariñosas logrará que su mente se active. Eso sí, antes de dormir háblale con amor, pero con susurros que le inviten a soñar. Si gustas de otras pistas, sigue estos consejos para relajar a los niños antes de ir a la cama.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...