Trona, cómo elegirla

Tronas

Hoy os vamos a hablar de la trona, cómo elegirla para que resulte un accesorio útil y seguro, ya que la trona es uno de los accesorios que catalogamos como imprescindible, alrededor de los seis meses de edad (más o menos, según el desarrollo del bebé), es el lugar ideal para la hora de la comida por la cómoda posición que ofrece al bebé, y también a los papás.

Pensando en la trona y en cómo elegirla, debemos tener en cuenta que seguramente se convertirá en una silla en la que también jugará y se distraerá mientras nos hace compañía allí donde estemos, por eso, una de las opciones que debemos valorar es que la trona tenga ruedas con sus pertinentes frenos de seguridad.

Pero empecemos viendo los materiales, podemos encontrar tronas para bebés de plástico, de plástico con nylon, de madera, de acero, etc. Podría pensarse que lo más agradable son los materiales cálidos, por lo que una trona fabricada con algún metal frío, aunque esté revestida no será tan agradable como puede ser la madera.

Importante también por las posibilidades del hogar es si queremos una trona plegable o fija. Está claro que dependerá del espacio del que dispongamos en casa, aunque lo ideal sea una trona fija, pero ocupa un espacio que en muchos casos puede resultar necesario para otros menesteres. Una trona plegable es una opción lógica ante la falta de espacio, pues se puede guardar en cualquier lugar de la casa.

También podemos hablar del diseño, pero lo realmente importante a la hora de elegir una trona para el bebé es tener la garantía de que es segura. No sirve de nada tener una trona muy bonita para que luzca en el dormitorio y no nos atrevamos a sentar al bebé por miedo a que se desplome, o usarla jugándonos la integridad de nuestro pequeño. Hay que ser coherentes y lo primero que debemos exigir a la hora de elegir una trona es que cumpla la Normativa Europea de seguridad.

Las tronas infantiles deben poseer elementos básicos y obligatorios como las correas, éstas permiten asegurar al pequeño cuando lo sentamos, impidiendo que pueda caerse pero sin limitar sus movimientos, debe ser de un material sólido pero blando para que en caso de producirse algún pequeño accidente, puedan minimizarse los daños.

También debemos asegurarnos de que la trona cuente con bloqueos de seguridad en la bandeja, en la altura del asiento, en su apertura o en el bloqueo de las ruedas. No debemos pasar por alto que los posibles cantos que pueda tener una trona, deben estar redondeados o con acabados acolchados y no deben existir partes empotradas donde el pequeño pudiera pillarse una mano.

Comprar una trona sin garantía puede representar un gran peligro para nuestro hijo, no nos dejemos seducir por el precio de una trona ni por las modas, la seguridad es primordial y seguida de ella va la comodidad y la funcionalidad para que las primeras comidas sólidas y muchas más, tengan un lugar adecuado. No olvidemos que será en la trona donde el bebé empezará a vivir los cambios en su alimentación, se introducirán los alimentos sólidos en la dieta, si se siente cómodo y seguro siempre estará más abierto a nuevos descubrimientos.

Foto | Radoslav Stoilov

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...