Tos ferina infantil

Tos compulsiva en los niños
La Tos ferina infantil es una enfermedad de carácter contagioso producida por una bacteria denominada Bordetella pertussis, los hábitat de esta bacteria se encuentran en la boca, la garganta y la nariz y puede afectar a cualquier edad. En el caso de los niños, la tos ferina suele afectar de forma más severa, ya que su sistema inmunológico es mucho más débil al estar menos desarrollado.

La tos asusta, sobre todo cuando afecta a un niño pequeño de una manera tan continuada, de hecho, hay que asustarse ya que los ataques de tos que se producen aumentan y terminan por provocar dificultades en la respiración. Si se trata de bebés lactantes todavía son más sensibles a la enfermedad y en la mayoría de ocasiones es necesario hospitalizarlos.

La tos ferina infantil también denominada tos convulsiva o coqueluche se transmite por vía aérea, un simple estornudo es el medio por el cual viaja la bacteria para infectar a otro organismo, una vez que se ha producido la infección, el tiempo de gestación de la enfermedad es aproximadamente de entre cinco a diez días. A partir de entonces el niño comienza a toser y a estornudar continuamente, lo primero que pensaríamos es que está resfriado dado el volumen de secreciones nasales, tal y como ocurre en el resfriado común, pero la tos y la presencia de fiebre podrían revelarnos que se trata de tos ferina.

Esta enfermedad tiene una duración de unas seis semanas y presenta consecuencias nefastas que pueden traducirse en una neumonía grave, convulsiones e incluso daños cerebrales, de ahí que ante la sospecha de la presencia de la enfermedad sea recomendable acudir al servicio de urgencias rápidamente.

La tos ferina tiene una gran incidencia en el mundo y se producen miles de casos de los que muchos tienen un trágico desenlace, sobre todo en los países en vías de desarrollo.

En los países industrializados la incidencia es muy reducida, sobre todo gracias a la aplicación de vacunas. La vacuna de la tos ferina suele administrarse junto a otras vacunas, difteria y tétanos y se administra en tres tomas, una entre los 2 y 6 meses de edad, otra entre los 15 y 18 meses de edad, y finalmente entre los 4 y 6 años. Gracias al sistema de vacunación la incidencia se ha reducido llegando a ser sólo de tres casos por cada 100.000 habitantes.

Recuerda que el calendario de vacunas te indica qué vacunas se deben aplicar y cuándo, es necesario respetar el calendario vacunacional en pro de la salud y la seguridad del niño. Ante cualquier síntoma que presente el bebé por insignificante que nos parezca, es necesario consultar al pediatra, nunca se sabe cuándo puede estar incubando una enfermedad, siempre es mejor prevenir que curar y el especialista no se molestara por tus consultas, por muy simples que puedan parecer.

Más información | Wikipedia
Más información | MedLine Plus
Foto | Beatrice Killam

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...