Tomar ácido fólico antes y después de la concepción reduce el riesgo de autismo asociado a la exposición de los pesticidas

Según los resultados de una investigación desarrollada por expertos de la Universidad de California en Estados Unidos, el ácido fólico antes y después de la concepción reduciría de forma significativa el riesgo de autismo en la descendencia, asociado a la exposición de los pesticidas domésticos y agrícolas. Los investigadores creen que el ácido fólico es un agente importante que contrarresta la metilación del ADN.

Folato

Como ya hemos explicado anteriormente, diferentes estudios han concluido que el autismo está provocado por diferentes factores de riesgo, la edad de los padres, los factores ambientales que incrementan el riesgo de provocar cambios epigenéticos, tomar antidepresivos en el embarazo, las condiciones del útero, etc. La exposición a los pesticidas es una de las posibles causas que se barajan para que la descendencia sufra este trastorno, así se concluía en este estudio desarrollado por un grupo de expertos de la Universidad de California (Davis, Estados Unidos).

Hoy conocemos una nueva investigación desarrollada por expertos de esta universidad, en la que se concluye que tomar ácido fólico antes y después de la concepción, reduce el riesgo de autismo asociado a la exposición de los pesticidas. Según los resultados del estudio, las madres que tomaron 800 microgramos de ácido fólico al día y que estaban expuestas a los pesticidas agrícolas en un periodo de tres meses antes de la concepción y tras la concepción, tuvieron hasta un 50% menos de posibilidades de que sus bebés desarrollaran autismo.

Las pruebas muestran que la exposición a estos productos fitosanitarios, combinada con una reducida ingesta de ácido fólico, incrementa el riesgo hasta en cuatro veces de que el bebé sufra trastornos del espectro autista (TEA), en comparación con las madres que no están expuestas a esta sustancia y han recibido una dosis elevada de ácido fólico. En las mujeres expuestas a los pesticidas, el ácido fólico reduce el riesgo de que los bebés sufran el trastorno en 1’8 veces. Este mismo efecto también se ha constatado en las mujeres que han sido expuestas a los plaguicidas domésticos, lo que apunta la necesidad de iniciar la ingesta de ácido fólico tres meses antes de la concepción a fin de atenuar las consecuencias de dicha exposición.

Los expertos realizaron la misma prueba con un mayor aporte vitamínico al organismo de las mujeres, constatando que tomar más vitaminas no eliminaba ni reducía el riesgo de autismo. Se considera que el estudio es importante, ya que es el primero en evidenciar que se puede reducir el riesgo de TEA causado por los plaguicidas tomando ácido fólico.

En la investigación se utilizaron datos del estudio CHARGE (Childhood Autism Risks from Genetics and the Environment), los expertos analizaron los datos de un grupo de niños de entre dos y cinco años de edad que fueron divididos en dos grupos, 296 que desarrollaron autismo y 220 que estaban sanos. SE hizo una encuesta a las madres para conocer el consumo de ácido fólico que realizaron y la exposición que tuvieron antes de la concepción a los plaguicidas domésticos, la exposición a los plaguicidas agrícolas se estimó a través de los informes gubernamentales sobre el uso de este tipo de productos y cantidad vertida en el estado de California, cotejándolos con el domicilio de las madres.

Los expertos explican que el diseño observacional del estudio evita un establecimiento de la relación causal, sin embargo, está sobradamente constatado que la exposición a los pesticidas puede afectar de forma muy negativa a la metilación del ADN, siendo el ácido fólico un agente importante que contrarresta ese problema. De ahí que se hayan postulado los posibles y potenciales mecanismos causales del efecto protector del ácido fólico en esta investigación. Según los investigadores, se evidencia que el ácido fólico contribuye a las funciones genómicas del feto en desarrollo.

De todos modos, hubiera sido interesante poder determinar la relación causal, es de suponer que se seguirá investigando en esta línea para certificar la capacidad protectora del folato ante uno de los factores de riesgo del autismo. Podéis conocer todos los detalles de la investigación a través de este artículo publicado en la página web de la Universidad de California.

Foto | Storyvillegirl

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...