Todo sobre la Hiperbilirrubinemia e Ictericia en los bebés III

ictericia-3

En las anteriores entregas de este informe especial te contamos cuáles suelen ser las causas más comunes que producen la aparición del trastorno denominado Hiperbilirrubinemia, ligado a la enfermedad llamada Ictericia, y como hemos mencionado, ante la aparición de los síntomas que determinan la presencia de esta afección, es sumamente necesario realizar un diagnóstico precoz que permita iniciar el tratamiento adecuado, con el fin de que nuestro bebé no pueda llegar a padecer de consecuencias más graves originadas en esta enfermedad.

Sin lugar a dudas, el síntoma más relevante que nos indica que nuestro pequeño puede estar padeciendo Hiperbilirrubinemia es la aparición de Ictericia, afección cuyo principal indicio se relaciona con la presencia de una tonalidad amarillenta en la piel del cuerpo del bebé.

En este punto es fundamental destacar que dependiendo del momento en que se presente la Ictericia se podrá determinar el nivel de peligrosidad de la enfermedad. En el caso de que los síntomas aparezcan durante las primeras 24 horas de vida del bebé, será necesario llevar a cabo un tratamiento inmediato, ya que se trata de un caso de Ictericia grave.

Si por el contrario, los síntomas aparecen durante el segundo o tercer día de vida, por lo general se trata de un tipo de Ictericia fisiológica, que debe ser tratado con un tratamiento adecuado para evitar que se vuelva un padecimiento crónico.

En el caso en que los síntomas aparezcan entre el tercer día y la primera semana de vida del bebé, por lo general tienen como causa alguna posible infección, por que se hace necesario el tratamiento, mientras que si los indicios de la enfermedad surgen a partir de la segunda semana, comúnmente se trata de Ictericia que se encuentra asociada a lactancia.

De todas formas, cualquiera que sea la causa que haya provocado la aparición de Ictericia en el recién nacido, es sumamente importante comenzar a tiempo con el tratamiento adecuado, para evitar la aparición de futuros problemas más graves. Para ello, lo mejor es obtener un diagnostico precoz de la enfermedad.

Dentro de los procedimientos que suelen realizarse para establecer un diagnóstico de la Hiperbilirrubinemia, se practican a menudo los siguientes métodos:

  • Evaluación de los niveles de bilirrubina directa e indirecta. Este estudio permite conocer parámetros que pueden indicar si la producción excesiva de bilirrubina se encuentra ligada a otro tipo de sustancias generadas por el hígado.
  • Estudio de recuento de glóbulos rojos.
  • Análisis de grupo sanguíneo y diversos exámenes que permiten determinar la incompatibilidad de Rh, entre los que se suele realizar la denominada prueba de Coomb.

Para conocer los distintos tipos de tratamientos que se utilizan para revertir los efectos de la Ictericia, te invitamos a leer la última parte de este informe especial.

Vía | Health System
Foto | Sean Dreilinger

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...