¿Son seguros los flotadores de cuello para bebés?

Esto es lo que dice la Asociación Española de Pediatría

En verano, a todos nos gusta disfrutar con nuestros bebés en la playa y en la piscina. Claro que la seguridad es un aspecto clave. Así que, ¿podemos elegir los flotadores de cuello para nuestros bebés? A juzgar por lo que dicen los pediatras, no. Los profesionales sanitarios no recomiendan utilizar este tipo de flotadores, a excepción de casos concretos de determinadas terapias, realizadas por expertos.

La Asociación Española de Pediatría señala que la manera más segura de que los bebés se bañen en la piscina es muy sencilla: en una zona no demasiado profunda, en brazos de un adulto, sujetos y supervisados. Los dispositivos de flotación, con independencia del tipo que sean, no son por sí solos suficientes para prevenir los ahogamientos en los más pequeños.

Si son inflables, corren el riesgo de deshincharse o pincharse, provocando así la inmersión de los bebés en cuestión de segundos. En cuanto a los flotadores de cuello, si su tamaño no es el adecuado, es muy peligroso. Si es demasiado pequeño puede comprimir estructuras anatómicas del cuello de los más pequeños, y si es demasiado grande puede permitir que la cabeza del bebé se resbale hacia abajo.

Los flotadores proporcionan una sensación de falsa seguridad en los padres, quienes creen que sus hijos están bien protegidos y se descuidan. A todo ello hay que sumar que el flotador de cuello obliga a los más pequeños a mantenerse completamente en vertical, con el cuello erguido, la posición contraria a la necesaria para aprender a nadar porque reduce la interacción tanto con el agua con el entorno. Además, en algunos casos podría incluso llegar a causar lesiones en los ligamentos o músculos del cuello.

Seguridad para bebés en la piscina

Los golpes de calor son uno de los principales riesgos a los que están expuestos los menores de cuatro años en verano por las altas temperaturas. Es importante evitar las horas centrales del día, así como aplicar a los bebés una crema de protección solar.

Por supuesto, hay que vigilar a los niños en todo momento. Nada de delegar esta responsabilidad a un desconocido o a otros padres.

Y, por último, debemos tratar de hacer todo lo posible porque la experiencia de baño sea lo más gratificante posible para nuestros hijos. Es importante que se sientan protegidos en todo momento. Debemos bañarlos con suavidad, haciéndoles reír y mojándoles.

Esto es todo lo que conviene saber sobre el baño de los niños en verano.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...