Señales de que tu hijo atraviesa un estirón

Cuando el niño enfrenta picos de crecimiento mostrará ciertas señales. Ansiedad de comida, más sueño y añoranza de mimos son algunos indicios de que va avanzando en desarrollo.

¿Cómo saber si un niño está creciendo?

Si estás amamantando a tu hijo, quizás te extrañe que hayan días en los que tarda más tiempo en llenarse, pero no te preocupes. Es normal. Cuando succiona prolongadamente, es como si le estuviera diciendo a tus mamas que aumenten la producción de leche. Si lo alimentas con fórmulas, te parecerá que te pide más cantidad de la usual. También es común. Ambos casos son frecuentes cuando tu pequeño está atravesando por un estirón.

¿Qué son los estirones?

Estirones es una forma coloquial de denominar la fases rápidas de crecimiento. Se diferencian por ciertos cambios físicos que afrontan los pequeños. Por ejemplo, su cabeza se hace más grande, gana unos centímetros de altura,  aumenta de peso, o logra el dominio sobre alguna habilidad que estaba adquiriendo. En menor medida, hay niños que no demuestran indicios claros de un estirón, pero hay maneras sencillas de corroborarlo. Cuando estés en consulta con el pediatra, puedes pedirle que lo pese. Las variaciones de talla siempre acompañan a este proceso. También son señales de estirón que sus mamelucos le queden apretados en sus pies,  que refleje variaciones en el sueño y que pida mayor cantidad de mimos, así que vigila si se comporta inestable o más exigente.

¿Cuáles son las etapas de crecimiento del niño?

Las fases de crecimiento tienen una duración sumamente breve, que depende básicamente de la edad del peque. En los más chicos, suelen durar máximo 48 horas. mientras que en los más grandes, se prolongan por siete días. Los especialistas apuntan 5 “picos” de estirones durante los primeros 24 meses de vida. Según sus cálculos corresponderían a:

  • A los 15 días.
  • A los 21 días.
  • Al mes y medio.
  • Al primer trimestre.
  • Al primer semestre.

Ten en cuenta que cada organismo es distinto. De tal manera que tu niño puede tener un sano crecimiento aunque los estirones no coincidan con los tiempos antes señalados.

Señales asociadas a los estirones

Si quieres saber si tu bebé está pasando por un estirón, es preciso que vigiles ciertos detalles. En sus hábitos y en su comportamiento puedes detectar algunas pistas que no puedes dejar pasar, como la calidad del sueño.

Las investigaciones aseguran que los pequeños descansan 4 horas y media más de lo acostumbrado. Puede pasar que duerman mejor por las noches o tomen mayor cantidad de siestas durante el día. En cualquier caso hay que dejarlos, porque durante el sueño el cerebro segrega la llamada “hormona del crecimiento”. Dicen los expertos que esto ocurre en la fase No-Rem del sueño, es decir, durante el período de sueño profundo, cuando la glándula hipófisis anterior sintetiza dicha hormona. El pico de liberación se da una o dos horas después de haber conciliado el sueño. Es absolutamente normal que como mamá te sientas abrumada o confundida con tales cambios, pero trata de tomarlo sin presiones. Ten presente que la fase del estirón dura pocos días, así que en breve tu pequeño retomará su rutina.

¿Tu bebé quiere que siempre lo tengas en brazos? ¿Cuando tratas de dejarlo en su cuna comienza a llorar? Estas cosas ocurren normalmente durante el estirón. Aunque no hay información precisa sobre las causas de estas conductas, se cree que podrían ser producto del cansancio. El grueso de su energía la dedican a comer y a crecer. Por otra parte, los especialistas tienen la hipótesis de que este tipo de actuaciones, son la antesala de un salto en su desarrollo. ¡Quizás dentro de poco empiece a dar vueltas o andar a gatas!

¿Cómo manejar los estirones de tu bebé?

Más que todo se trata de suplir las necesidades que tendrá en sus diversas facetas de crecimiento. Bien sea amamantarlo con más frecuencia, darle más mimos o reforzar los hábitos de sueño. Eso sí, sin forzarlo. Él irá demandando requerimientos adicionales para llenar los vacíos que pueda estar presentando. Es tu deber estar atenta.

Si eres mamá lactante no te inquietes. Tus senos se acoplarán al hambre de tu pequeño, asegurándose de producir la leche que a él le haga falta. No obstante, tu organismo se podría demorar alrededor de 48 horas para producir más cantidad. Si sientes que no es suficiente el sustento que le das, consulta con tu médico la posibilidad de añadir complementos nutricionales o fórmulas. Sólo él te dirá qué hacer. Es indispensable que te cuides. Cumple con tu horario de comidas, toma abundantes líquidos y deja que tu pareja, familia o amigos te den una mano con las labores de la casa.

Los cambios conductuales y de sueño se vinculan con los estirones. Sin embargo, de ninguna manera este proceso le ocasionará episodios de fiebre, apatía o irritabilidad. Si notas estos u otros malestares extraños. consulta con el doctor. Las revisiones periódicas son la única manera de corroborar si su desarrollo está ocurriendo de forma normal o si se precisan de cambios que permitan acelerar o regular el ritmo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...