¿Se puede tomar una copa de vino durante la lactancia materna?

Muchas madres se preguntan si se puede tomar una copa de vino durante la lactancia materna, y lo difícil es recibir una respuesta igual procedente de distintas fuentes, pues parece ser que no hay estudios concluyentes que demuestren que la cantidad de alcohol que puede pasar a la leche materna afecte al bebé. Algunos profesionales de la salud recomiendan no tomar nada de alcohol, otros argumentan que esporádicamente se pueden tomar hasta dos copas. Aquí podréis leer los consejos del pediatra Carlos González sobre este tema.

Huelga de lactancia

Durante las recién finalizadas fiestas navideñas seguramente muchas mamás que están dando el pecho a su bebé han dudado sobre si podrían tomar alguna copa de vino o de cava con la comida, duda que, aunque no se diga en voz alta para compartirla con los invitados, se convierte en tema de conversación de todos y regalan consejos sin solicitarlos. Lo normal en este país, y en esta sociedad en general, es que te digan ‘tómate una copita, que no va a pasar nada’. Si a alguna de vosotras no os han dicho esto alguna vez, se podría considerar una excepción.

El caso es que, sobre el consumo de bebidas alcohólicas, está muy claro que durante el embarazo debe ser cero, pues son muchos los estudios que han demostrado el daño que pueden hacer al feto. Pero en el caso de las mamás lactantes, no parece haber pruebas concluyentes, no obstante, siempre se agradece la opinión de un experto, con más conocimientos que la de la propia experiencia de una madre. Decimos esto porque queremos compartir con vosotros lo que dice el pediatra Carlos González sobre el consumo de alcohol durante la lactancia materna.

En el blog de la aplicación LactApp han publicado las respuestas a algunas preguntas que se han trasladado al pediatra, como si se puede tomar una copa de vino en la comida o en la cena. Su respuesta es tajante, el alcohol no es bueno para nadie, y si lo bebe una madre no sólo le hace daño a ella, también se lo hace a su bebé.

Adentrándose un poco más en el tema, además de decir que la embarazada no debe beber nada de alcohol, comenta que hay estudios con conclusiones diferentes para responder a cómo afecta el alcohol a un bebé que toma lactancia materna, además hay varios factores a tener en cuenta. Algunas investigaciones aseguran que, tomando más de dos copas al día, puede haber efectos perjudiciales sobre el desarrollo del bebé, otros estudios parecen no haber encontrado esos efectos, también hay quien afirma que el alcohol que pasa a la leche materna es mínimo.

En este aspecto, concluye que la recomendación para las madres lactantes es que no beban alcohol, pero en caso de beberlo, que no superen las dos copas al día. Entonces surge la pregunta sobre si a una madre que bebe más de esas dos copas habría que recomendarle que dejara de dar el pecho a su hijo, y la respuesta del pediatra es que no. La razón es que los efectos (conocidos) del alcohol durante la lactancia materna son pequeños, si es que los hubiera, porque como hemos comentado, no están demostrados. Son más perjudiciales los efectos de negar la lactancia materna, o, dicho de otro modo, los de la lactancia artificial. Según Carlos González, ‘por mucho que la madre beba, el biberón es más peligroso’, pero con matices, claro.

Si la madre se emborracha, si el bebé es prematuro… Lo peligroso de una madre alcohólica no es precisamente el alcohol en la leche, una madre con este problema no puede ejercer como madre, sencillamente. De todos modos, el pediatra insiste en que a las madres que consumen dos o más copas al día hay que decirles que reduzcan el consumo y proporcionarles o facilitarles ayuda profesional, sólo en ocasiones excepcionales se recomendará dejar de dar el pecho al bebé.

Seguramente todas las mamás habréis escuchado también la recomendación de dejar pasar tres horas después de tomar una bebida alcohólica para dar el pecho al bebé, con el objetivo de eliminar completamente el alcohol de la leche materna. Pues bien, a continuación os transcribimos la respuesta del pediatra Carlos González:

Creo que es suficiente, incluso para la madre de un recién nacido que se pasa con el alcohol con cierta frecuencia, esperar simplemente hasta que la madre se sienta despejada y no esté visiblemente ebria (en ese momento, el nivel de alcohol en sangre sería inferior a 0,15 o 0,10 g por dl, 0,01 g por litro). Y en niños de varios meses de edad cuyas madres sólo se han pasado con el alcohol de forma muy esporádica, digamos en nochevieja, creo que ni siquiera habría que esperar tanto. Es decir, no me asusta lo más mínimo que un bebé tome cada varios meses 50 o 100 ml de leche materna con una concentración de alcohol de 0,2 o 0,3 g por dl, lo que ya es estar (la madre) como una cuba, pero para el niño es una cantidad ridícula.

Creo que en un caso así, el peligro de que a la madre se le caiga el niño de los brazos es mayor que el peligro del alcohol en su leche. Creo que ese consejo de esperar hasta que el nivel de alcohol ha bajado a cero no sólo es innecesario, sino muy peligroso. Porque a la que te has pasado un poco, parece que tienes que esperar seis, ocho, doce horas para dar el pecho. O más. Y, durante ese tiempo, ¿qué se hace con el niño? ¿Está en ayunas? ¿Le dan un biberón de leche artificial? Ambas opciones me parecen más peligrosas que un poco de alcohol en la leche.

Insisto, a cualquier persona hay que recomendarle que no beba alcohol, y a una madre (y a un padre) hay que recordarle además que tiene que dar ejemplo a su hijo, y que podrían suceder desafortunados accidentes si el alcohol disminuye su capacidad para cuidar al bebé, y que por todo ello, que por favor no se pasen. Pero, si se han pasado… pues a lo hecho, pecho. Y, como en otros muchos aspectos, sería muy desafortunado que nuestra insistencia en que no beba lleve a alguna madre a optar por destetar a su hijo, “y así puedo beber tranquila”. El pecho sigue siendo mejor, incluso con alcohol.

Puede parecer, al fin y al cabo, que el alcohol no es tan malo, pero la realidad, lo que el pediatra quiere transmitir, es otra cosa, y es la importancia y los beneficios de la lactancia materna. Podéis leer el texto completo en el blog de LactApp, al que podéis acceder a través de este enlace.

Foto | Mothering Touch

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...