¿Se puede dar agua a los bebés menores de 6 meses?

La alimentación de los bebés siempre es un tema que preocupa a los padres. Cuando están recién nacidos lo ideal es la lactancia exclusiva. Sin embargo, surgen dudas sobre si es recomendable o no darles de tomar agua

Fuente: www.tuasaude.com en Pinterest

Fuente: www.tuasaude.com en Pinterest

La Organización Mundial de la Salud es tajante sobre la interrogante de si se puede dar agua a los bebés menores de 6 meses. Su respuesta es no. Aunque nos parezca que el vital líquido es inofensivo para nuestros pequeños, son varias las razones para no recurrir a su ingesta.

Aunque se habite en un país de clima cálido, especialistas aconsejan evitar darles agua a los pequeños durante sus primeras semanas de vida. Lo ideal es alimentarlo de forma exclusiva con leche materna, la cual posee hasta un 80% de agua. Cuando se habla de exclusividad se refieren tanto a comidas como a bebidas. Solo medicamentos, vitaminas y sueros de rehidratación estarían permitidos.

Uno de los peligros de contradecir las indicaciones, es ingerir agua contaminada. Su estómago está en pleno proceso de desarrollo y es propenso al desarrollo de bacterias o gérmenes. Una diarrea a tan corta edad puede ser muy peligrosa. Muchas naciones no cuentan con agua totalmente potable, lo que aumenta los riesgos. Además, por más calor que haya, el bebé no la necesita. Bastará con darle más pecho para mitigarlo.

Más razones para no dar agua a los bebés menores de 6 meses

Otra consecuencia negativa que podría acarrear el consumo de agua en el lactante, es la desnutrición. Si el pequeño se siente saciado tras la toma, no querrá leche, por ende beberá menos de su alimento nutritivo. También se ha comprobado que los chicos que ingieren agua tan temprano dejan el pecho más pronto de lo recomendado por los especialistas.

Todo lo que necesita un bebé de hasta 6 meses para estar bien alimentado, es leche materna. Esta contiene todos los elementos para saciar su sed. La malnutrición es un riesgo que no se debe correr. Bajo peso y daños en su organismo podrían generarse. Si tiene calor, el bebé pedirá más veces ser amamantado.

Ahora, ¿Qué pasa si el bebé toma fórmulas lácteas? Pues tampoco requiere agua adicional, pues al preparar el biberón ya hay agua añadida. Generalmente, para la preparación hacen falta 30 mililitros de agua por cada medida de polvo. Lo suficiente para todas las veces que come durante el día. Igual hay que estar atentos a la demanda del infante e incrementar la toma diaria si lo pide. Es más, se puede preparar la mezcla con un poquito más de agua.

Ser cuidadosos después

Cuando se inicia la alimentación complementaria también hay que cuidar la ingesta de agua en los pequeños. Darles en exceso es contraproducente, por el hecho de que se alimentan menos al sentirse saciados. Su estómago aún es pequeño y se llena rápido. Además, las frutas y verduras les hidratan. No obligues al chico a beberla. Si no la pide es porque no la necesita.

Lo ideal es que consuman pequeñas cantidades a lo largo del día, pero sin forzarlos. No hay problema si no la quiere. Igual principio se debe aplicar con los jugos. Siempre será mejor consumir la fruta entera o triturada que un zumo. La falta de apetito puede ser un síntoma de que está ingiriendo mucho líquido.

Otra advertencia que hacen los pediatras es vigilar la calidad del agua que se les suministra. Esta debe estar filtrada y hervida para matar las bacterias que pueden encontrarse en ella. El agua embotellada es otra opción, aunque más costosa.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...