Se podría reducir el número de muertes de madres y bebés en el mundo con la atención postnatal

Una investigación de la OMS pone al descubierto que una buena parte de las muertes de madres y recién nacidos que se producen en los países más desfavorecidos, es por no tener acceso o no utilizar los servicios posnatales.

Atención hospitalaria en los países en vías de desarrollo

Un estudio publicado en el Boletín de la Organización Mundial de la Salud concluye que se podría reducir el número de muertes de madres y bebés en el mundo con la atención postnatal, como por ejemplo, mantener a madres y recién nacidos en los centros hospitalarios 24 horas antes de recibir el alta médica o visitarlos con premura tras el parto en el domicilio. Los expertos que han realizado el estudio también apuntan que las evaluaciones periódicas de la salud de madres y bebés permitirían identificar a tiempo los problemas de salud y tratarlos.

La investigación se ha centrado en el análisis de 15 países cuya población tiene ingresos medios o bajos, de las conclusiones se desprende que muchas madres no utilizan los servicios posnatales porque no pueden acceder a ellos por su elevado coste, o porque simplemente no saben cuándo es necesario acudir a ellos. Se habla sobre todo de mujeres con muy pocos recursos y un reducido nivel educativo que viven en zonas rurales de países como Bangladesh, Belice, Brasil, China, la República Democrática del Congo, India, Indonesia, Jordania, Líbano, Myanmar, Namibia, Nepal, Nigeria, Pakistán y Palestina.

Los autores del estudio explican que una buena parte de la mortalidad materna e infantil se produce dentro de los 42 primeros días tras el parto, algo lógico teniendo en cuenta que el acceso a los servicios de atención posnatal es significativamente reducido, por lo que los problemas de salud que puedan surgir no son detectados y lamentablemente, madres y bebés mueren. Los expertos explican que simplemente teniendo más acceso a estos servicios, una buena parte de las 289.000 muertes de madres y 2’9 millones de muertes de bebés que se producen anualmente se podrían evitar.

Claro, que en esta revisión exhaustiva se han detectado otros problemas que provocan que no se utilicen los servicios postnatales, como por ejemplo la mala distribución de estos servicios en los países con economías deprimidas, precisamente en estos países es donde se produce el 99% de las muertes maternas y neonatales. Las mujeres con un nivel educativo y socioeconómico que habitan en las zonas rurales o remotas prácticamente no tienen acceso a este tipo de servicios.

Ahora nos podemos plantear una pregunta, ¿pone los medios necesarios la OMS para solventar este problema? Posiblemente se hace lo que se puede, pero es necesario que los Gobiernos de estos países sean los que realmente trabajen para solventar el problema. Recordamos un reportaje sobre las ayudas de comida que se enviaban a Etiopía, si se mandaban 10 camiones de comida, el 70% de los productos destinados a ayudar a la población acababan en manos del Gobierno o de las tropas rebeldes cuando estaban en guerra, el 30% restante llegaba a un almacén y posteriormente se repartía desde dos o tres puntos a la población.

Algunas mujeres debían ir a recoger un saco de grano que pesaba 50 kilos, para ello tenían que recorrer a pie 70 kilómetros y después cargar con el saco para volver a su hogar, muchos ni siquiera se molestaban en recoger la ayuda por esta cuestión. Fue entonces cuando se logró mejorar el sistema de reparto, se dispusieron puntos de reparto más próximos y por tanto, la ayuda se hizo más accesible. Con la atención postnatal ocurre lo mismo, se debería trabajar para facilitar el acceso a estas madres que viven en zonas rurales.

Volviendo al estudio, se apunta que los Gobiernos y otros responsables políticos en materia de salud deben reconocer la importancia de realizar reconocimientos médicos a madres y bebés, aumentar la inversión para hacer más fácil el acceso a los servicios postnatales. Los expertos también explican que los programas de divulgación comunitarios para las jóvenes con ingresos bajos pueden ser otra solución ya que se explica a las mujeres cuándo deben buscar atención posnatal.

Los expertos recomiendan a los Gobiernos de estos países que adopten las recomendaciones de la OMS en materia de cuidado posnatal y adecuándolas a las circunstancias locales específicas. Es evidente que queda un largo camino por recorrer hasta que se logre reducir de forma significativa la tasa de mortalidad de madres y recién nacidos, os recomendamos acceder al Boletín de la Organización Mundial de la Salud y leer todos los detalles de este estudio para comprender el problema y conocer las recomendaciones que brinda la OMS para solucionarlo.

Foto | US Army Africa

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...