Ruido blanco: calmar y dormir al bebé

Una de las características obvias de los bebés es su llanto, una reacción que a veces es casi imposible de detener, ya que puede que no tengan hambre, ni estén sucios, ni tengan sueño, solamente sienten ansiedad y la expelen de esta manera, crispando los nervios de la familia, que no sabe cómo calmarlos.

Un poco por accidente, se ha descubierto que algunos niños en estas circunstancias responden muy bien a lo que se denomina ruido blanco, que para describirlo diremos que es el sonido que se produce de la combinación de diversas frecuencias audibles por el ser humano. La unión de los sonidos de diferentes frecuencias dan como resultado un sonido parejo y constante, que podemos encontrar en el uso de distintos elementos de uso cotidiano.

En casa se puede encontrar algo similar al ruido blanco en muchos elementos -decimos similar porque sólo tiene algunas de esas frecuencias mencionadas. Por ejemplo, muchos padres utilizan para calmar a sus bebés el sonido del secador del pelo, un ventilador, la aspiradora, el extractor de aire, la batidora o un grifo abierto.

Muchos padres han descubierto el efecto analgésico que estos sonidos efectúan sobre sus bebés por mera casualidad en las actividades domésticas, pero estos métodos son cada vez más populares y aplicables a la crianza actual, por lo que es mucha la información y las anécdotas que hay sobre su empleo. Aunque el fenómeno no puede explicarse de manera clara, se sabe que algunos niños son capaces de alcanzar un estado de concentración similar al de la meditación elevada cuando sienten estos sonidos.

Gracias al ruido blanco, el niño puede experimentar una relajación mental y corporal, ya que sus extremidades dejan de estar en tensión. El llanto, de haberlo, desaparece, e inclusive puede dormirse o quedarse suspendido con los ojos abiertos, pero abstraído de la realidad, sin que esto le perjudique lo más mínimo. De hecho, se sabe que el ruido influye en el estímulo cerebral durante el descanso, ayudándole a asimilar informacion, a dormir mejor y a optimizar su desarrollo. Por otro lado, hay bebés que no experimentan absolutamente ningún cambio frente a estos sonidos y otros reaccionan llorando aún más fuerte.

Vía | Medtempus

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...