Rubeola

Rubéola

La rubéola es una enfermedad contagiosa causada por un virus, muy suave, que en la mayor parte de los niños no causa más inconveniencia que la de un resfriado común. Una vez en el cuerpo el virus tiene un período de incubación de entre 14 y 21 días, antes de que empiece a revelarse algún síntoma.

Los dos primeros días el niño tiene una fiebre ligera y quizá los ganglios inflamados detrás de las orejas, lados del cuello y nuca. La erupción de la rubéola aparece al primero o segundo día. Consiste en puntos planos de color rojizo, de unos 2 o 3 mm de diámetro, que aparecen primero en la cara y luego se extienden rápidamente por todo el cuerpo. La erupción dura un par de días, hacia el cuarto o quinto todos los síntomas han desaparecido.

La rubéola es ligeramente menos corriente que el sarampión, también es menos contagiosa y no se suele producir en epidemias, por ejemplo n se contagia en las escuelas como el sarampión.

Como cualquier otra enfermedad infecciosa en la infancia la rubéola implica el peligro de encefalitis, aunque sólo ocurre en 1 caso de cada 6000, una complicación más común especialmente en los adultos, es que se hinchen y queden rígidas las articulaciones. Pero como es tan leve la rubéola necesita poco tratamiento específico.

Se sabe que la rubéola produce lesiones en los niños que se desarrollan en el útero, por lo tanto es importantísimo avisar a cualquier mujer embarazada que haya estado expuesta al contacto durante la propia enfermedad o al cabo de una semana antes de que apareciese la erupción, además telefonee al médico antes de llevar a su consulta al niño que puede estar infectado para evitar que contagie a cualquier mujer embarazada con la que coincida en la sala de espera.

Foto| TheGiantVermin

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...